Arctic Monkeys – Palacio de los Deportes, Madrid (15/11/13)

Una A y M gigantes presiden en un escenario que ha pasado de ser ridículamente pequeño a uno adecuado para una ‘arena’ como es el Palacio de los Deportes y demás pabellones de la gira que presenta AM. Arctic Monkeys. Amplitude Modulation. Los lumínicos caracteres nos avisan de que algo ha cambiado en los directos de los Monos del Ártico, pero ¿lo ha hecho realmente?

Arctic Monkeys han madurado asombrosamente con sólo cinco discos en su haber y sin siquiera rozar la treintena. Es natural que también lo hagan sus directos. Y si Josh Homme les cambió la vida a estos muchachos, cabría preguntarse de dónde ha mamado Alex Turner estos últimos años para convertirse en tan perfecto maestro de ceremonias. El británico, pelo hacia atrás y enfundado en sesentera guisa con chaqueta de Louis Vuitton incluída, demostró el pasado viernes, con guitarra o sin ella, que su asignatura pendiente como frontman ha dejado de serlo.

Jamie Cook, Arctic MonkeysLa velada la abrían unos chavales irlandeses llamados The Strypes que apenas han dejado los ‘teen’ -si es que lo han hecho- y que tocan música que le gustaría a nuestros padres. Rock n’ roll en estado puro y sin parar -literalmente- durante más de tres cuartos de hora, dejándonos con la boca abierta a los que no teníamos el placer de conocerles. Si no has escuchado “Snapshot”, ya estás tardando. Y tras el preludio que fue ya en sí mismo una tormenta, llegaron los Arctic. Bañados en azul y con ese AM brillando, mientras sonaba una intro de factura propia que dejaba adivinar “Do I Wanna Know” y por ende  “R U Mine?”, el tema que ha supuesto el cambio hacia esta nueva era de los Monos. Bendita era. Y es que su quinto álbum es de esos que, a primera escucha, podría resultar incomprendido pero que, como el buen vino, se hace aún más perfecto a cada escucha. Al igual que lo hiciera aquel revolucionario “Humbug”, “AM” pasará a la historia en su discografía como lo hará su gira de presentación. Y será así porque han tenido el valor de dejarse en el tintero temas antes inamovibles en su repertorio en directo y conseguir que no se echen de menos.

¿Cómo se consigue esto? Sencillo, basta con empezar con seis temazos que dejen sin aliento al personal. A “Do I Wanna Know”, posiblemente el mejor tema que ha parido Turner en toda su carrera, le siguieron el brutal “Brianstorm” y un clásico olvidado que ha resurgido de sus cenizas para deleite de los old school: “Dancing Shoes”. La cosa no acaba ahí: “Don’t Sit Down Cause I Move Your Chair” del cada vez más desaparecido del repertorio “Suck It And See”, “Teddy Picker” y la inmediatamente obligada “Crying Lightning”. Con semejante tarjeta de visita uno comienza a preguntarse dónde queda el nuevo álbum y desea alguna lenta para recuperar el resuello. Era el momento perfecto para “Fireside” y sus aires latinos, que irrumpía en la noche ártica.

En el menú hubo mucho “AM” a partir de ese inicio, y quedarse con alguna de las escogidas se convierte en ardua tarea. Si “One for the Road” en directo mejora gracias al más evidente poso “Humbug” respecto al disco, “Arabella” pasa a otro nivel y más cuando Jamie Cook mete en el solo los acordes de “War Pigs” de Black Sabbath -por si el homenaje no era ya evidente- y da paso al frenético punteo de Turner que todos esperábamos y que no teníamos tan claro que fuera a haber. El rock siguió con “AM” porque, no había dado tiempo ni a respirar, cuando a los acordes finales de “Arabella” se enganchaba a la más ‘stoner’ de las canciones del último disco: “I Want It All”. Cerrando esta nueva parada escuchamos un “I Bet You Look Good on the Dancefloor” con un tempo algo más lento de lo habitual como antesala de uno de los momentos semi-acústicos del directo con “Cornerstone” y, atención, “Piledriver Waltz”. Tema de Alex Turner en solitario, con el EP que sacó en 2011 para la BSO de Submarine, la opera prima de Richard Ayoade y el único que luego pasó a formar parte de “Suck It And See”.

Llegaba la recta final del concierto pese a que los allí presentes no teníamos gana ninguna que se acabara semejante recital tan perfectamente orquestado: funkeó Turner con “Why’d You Only Call Me When You High” y nos emocionó con la espectacular “I Wanna Be Yours” con miles de luces acariciando todo el Palacio de los Deportes. Pero con los de lágrima fácil no habían terminado Turner y los suyos: “Mardy Bum” en semi-acústico se escondía en el bis. Y con ella, uno de esos momentos que guardas en tu cajita de los recuerdos, esa pequeña y de fondo infinito que tira de nudo en el estómago cuando la abrimos. Al grito inicial se sucedió una única voz de 16.000 gargantas cantando mientras acompañaba el rasgueo de la acústica. Las emociones a flor de piel para que bajara el telón con “R U Mine?” la canción con la que empezó todo. La canción a la que debemos “AM”. La canción que escribió las primeras líneas de este nuevo capítulo con el que los Arctic Monkeys se vuelven a superar. Otra vez.

Alex Turner, Arctic Monkeys

Cuando las luces se apagaron y los cuatro dejaron el escenario aún le costaba al respetable marcharse. En ese momento, tras esa hora y media con 21 canciones y pocos interludios entre ellas, te dabas cuenta de que “505” había dejado de ser la canción del cierre. Tras tocarla con Miles Kane en la última gira, bajar peldaños tiene poco sentido. Es más, tras la vorágine, notas que “When the Sun Goes Down”, himno inamovible, ha desaparecido también. Si esto es duro, más lo es el hecho de que no la has echado de menos. Es la magia de los Arctic que, a pesar de que han dejado entrar un poco más la parafernalia y el espectáculo, en realidad siguen obsesionados por conseguir lo que pocos grupos que saborean las mieles del éxito siguen manteniendo: el directo musicalmente perfecto. Para muchos será el concierto del año, entre los que se incluye la que escribe estas líneas. So laugh and joke around remembering that cuddles in the kitchen little Mardy Bum.

Fotos: Lucía González Santiago.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies