Beady Eye – Pretty Green Store, Manchester (11/06/13)

¿No hay veces que piensas que en Indiefermag damos mucho asco porque estamos en todos los saraos? Pues esta vez ódianos, pero con razón.

Estuvimos en el concierto secreto de Beady Eye en Pretty Green -la tienda de ropa de Liam– de Manchester, un show que la banda ofreció en exclusiva para unos pocos afortunados asistentes a la firma de discos que ofrecieron unas horas antes en la HMV de Market Street y en la que se repartieron al azar unas cuantas pulseras de acceso acompañadas de una tarjeta en la que ponía una hora y una dirección, sin más. Las menos de 70 personas asistentes a la cita tuvimos el inmenso placer de disfrutar de una noche cuanto menos asombrosa.

Después de una no muy larga espera en el interior de la tienda, amenizada con musicón del bueno y barra libre de cerveza y champán, aparecieron abriéndose paso entre el público Liam, Gem y Andy, quienes subieron directamente al escenario improvisado al fondo del local y sin más dilación procedieron a dejar boquiabierto al personal arrancando el set acústico sorpresa con “Second Bite of the Apple”, temazo que se convirtió automáticamente en himno, en el momento en el que todo ser humano presente empezó a corear, aunque la mayoría de los asistentes estábamos todavía en estado de shock y a prácticamente todos nos llevó unas cuatro canciones asimilar lo que estaba teniendo lugar ante nuestros ojos y nuestros oídos, cosa que sucedió con las primeras notas de “Start Anew”, sin duda el momento más esperado por todos.

setlist beady eye

“I’m Just Saying” y “Don’t Bother Me” nos condujeron al momento álgido del concierto, en el que “Cry Baby Cry” se apoderó de nuestras almas y nuestros corazones y de los del propio Liam, quien se puso en pie y mirando a los ojos de más de un afortunado del público, estrechó manos e incluso se prestó a firmar algún que otro vinilo mientras cantaba las últimas canciones de “BE”, cuyo tracklist interpretaron al completo, sin pausas, sin fallos y sin mucho más que un par de micros, una guitarra, algo de percusión y muchas, muchas ganas.

Sin duda la noche de anoche no tuvo precedentes y probablemente tarde eones en volverse a dar. Y nosotros no nos lo perdimos.

Crónica redactada por Chabel Santacreu.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies