Biffy Clyro – La Riviera, Madrid (10/12/13)

La orilla del Manzanares es un lugar frío, sobretodo en pleno mes de diciembre, pero la llegada de los escoceses subió la temperatura. Convirtiéndose en una fecha señalada para este invierno, la vuelta de Biffy Clyro a España fue vendiéndose poco a poco, algo que agradecer ya que el viejo conocido promotor ‘Live Nation’ acostumbra a cambiar la localización a recintos más grandes para asegurarse mayor beneficio, pero eso es otro tema.

Así, a buen ritmo y con ganas de pasar calor y disfrutar de rock La Riviera se llenó para recibir un calentamiento poco usual, una introducción con la canción “We are family” de Sister Sledge nos daba la bienvenida. Tras un minuto de impaciencia, salieron Simon y los gemelos James y Ben, y luciendo tatuajes todo empezó, al igual que su último disco, con “Different people”, Simon iluminado cual mesías y un coro de voces que estallaron en auténtica electricidad al sonido de las guitarras dieron la señal de salida.

Biffy Clyro @ La Riviera, Madrid 2013

Espectáculo, contrastes, e intensidad fueron las pautas generales que pudimos disfrutar. No cabe duda que Biffy Clyro son capaces de llevar perfectamente sus himnos al directo, incluso de encumbrarlos. Acostumbrados últimamente a grandes festivales, no pierden ni un ápice de ganas al encontarse en una sala, ya que además, el publico español resultó fiel seguidor y apreció el variado repertorio que recorrió toda su carrera y la vida de más de uno de los presentes con canciones como “Golden Rule”, “God and Satan”, “Victory over the Sun” o “Glitter and Trauma”. Dos banderas españolas subieron al escenario y “Spanish Radio” sonó adornada con luces rojas y amarillas, a partir de entonces, el ritmo bajó, con momentos para un par de acústicos. Subieron tras el descanso y nos dejaron sin voz con “Many of horror” o “The Captain”.

Para el final de la noche se reservaron “Opposites”, “Stingin’ Belle” y por supuesto “Mountains”. Por todo lo alto, nos dejaron muy buen sabor de boca, que aunque acusó un pequeño bajón a la mitad, la gozada de su directo, el sudor y la cercanía que transmiten lo convierten en un concierto de los que hay que ver. Esperemos, que la próxima vez a un precio más bajo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.