Built To Spill – Sala But, Madrid (03/09/13)

Que lo de anoche en la sala But iba a ser una celebración lo sabíamos todos. Built To Spill venían a Madrid a darse un más que merecido baño de gloria a tan fascinante trayectoria. Sin disco nuevo que presentar, los de Idaho están de gira para ponerse a prueba antes de la supuesta grabación de material nuevo. Lo que, desde luego, desconocíamos, es que aquello se convirtiera en semejante recital.

La excusa era bien sencilla: llevaban mucho sin venir a nuestro país (Primavera Sound ’09) y en particular a Madrid, donde la última vez, en 2007, celebraban el aniversario de “Perfect From Now On” (1997), el cual tocaron íntegro. Además, se supone que están de rodaje, con el objetivo de grabar esas “más enérgicas” canciones del futuro álbum, en palabras del propio Doug Martsch. Un líder al que echábamos mucho de menos también por esa epiléptica forma de tocar y cantar a la vez que hipnotiza y casi no permite mirar a los otros cuatro miembros de la banda. Ataviado con una camiseta de los Trail Blazers (extraño, porque Portland está en Oregón, el estado “rival” al suyo) y rodeado de tres peludos (a uno de ellos, el batería, se le notaba a veces que no era miembro original del grupo), más Jim Roth, el cual ya luce buena calva, comenzaron con “Goin’ Against Your Mind” para comprobar si los altavoces de la sala aguantarían el vendaval que vendría a continuación. Impresionante comienzo, el cual enlazaron, para la locura del respetable, con “In The Morning”, “The Plan”, “Stab” y la celebrada (pero menos acorde con lo que allí ocurría) “Liar”. Cinco de cinco, y allí ya estábamos todos a sus pies.

Desde aquí reivindico la sala But como, probablemente, la mejor sala de conciertos de la capital, pues el sonido, además de perfecto, escupe decibelios sin complejos. Es la segunda vez que la visito, pero espero que no sea la última.

Esa preciosidad de Martsch en solitario titulada “Twin Falls” vino bien para el acomodo, pues aún faltaba mucha tela que cortar. El repaso a su discografía fue tal, que “tuvieron” que rescatar del “Ultimate Alternative Waves” (1993) la que da nombre a la propia banda y que los define tan bien, con esos cambios de ritmo tan… joder, ¡¡bonitos!! Más de lo mismo con “You Were Right” y “Made-Up Dreams”. Pero es “Kicked It In The Sun” (después de la versión de “Orion” de Metallica) la que te pone un nudo en la garganta con ese final, el mejor en la historia del indie-rock, así de claro. Como para chequear los dos discos que les quedaban por repasar, interpretaron las veloces “Fly Around My Pretty Little Miss”, del “Ancient Melodies Of The Future” (2001), y “Pat”, de su último “There Is No Enemy” (2009), antes del lógico cierre con la solicitada “Carry The Zero”, el sabido “Sugarcube” de la banda. Después de eso, yo ya puedo morir en paz.

En el bis, y muy “porque yo lo valgo”, versionaron a Blue Oyster Cult antes de tocar “Big Dipper” en lo que parecía un final de celebración a su carrera. Pero nada más lejos de la realidad, pues para el postre se guardaron una versión de “How Soon Is Now” que ya quisieran para sí mismos los propios The Smiths. Que sí, que la canción original es insuperable y bla bla… Escuchad a Built To Spill interpretarla y me contáis.

Se fueron y a mí me quedó la extraña sensación de no saber cuándo los volveré a ver, porque algo tan grande ocurre muy pocas veces y hay que aprovecharlas. Un concierto único.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.