Low – Joy Eslava, Madrid (16/05/13)

Quedó clara una cosa anoche en la sala Joy Eslava, y es que Low no le hacen ascos a ninguno de sus discos que componen su dilatada trayectoria. El repaso a su propia discografía fue bastante puntual pero cargado de emoción, seleccionando temas que jamás pensé que defenderían en directo a estas alturas. Por supuesto, el núcleo del asunto fue el reciente “The Invisible Way”, por el cual se encuentran de gira.

Sorprende también que, en sus 20 años de carrera, no hayan formado una merecida legión de seguidores en nuestro país y que una sala no excesivamente grande no pueda presumir de un lleno absoluto. Eso sí, el público prestó absoluto respeto en forma de silencio durante la más de hora y media que duró el bolo, algo poco común últimamente. Y es que la comunión que existe entre el sonido de los de Duluth y sus seguidores se hace casi instantánea desde los primeros acordes de la preciosa “Plastic Cup” debido a esa extraña mezcla entre intensidad y delicadeza que desprenden.

A la primera, en el repaso del nuevo álbum, le siguieron “On My Own” (con el detalle de españolizar los happy birthday finales), “Holy Ghost”, donde descubrimos la tremenda voz de Mimi Parker, “Clarence White” y el plus que supuso “Amethyst”, la cual no venían interpretando en su paso por España.

low1Hay que decir que el protagonismo en el piano de su último trabajo no se vio tan reflejado en directo, donde sonaba algo bajo, dejando todo el protagonismo a la guitarra Bigsby (tocada sin púa) de Alan Sparhawk (el primo esmirriado de Robert Redford), un tipo, definitivamente, místico pero que toca y canta que te deja en pelotas.

Del resto de discos hubo un poco de todo como ya hemos dicho, y así, del anterior “C’mon” (2011) rescataron sólo “Especially Me” (muy celebrada) y “Witches”, dejándose por el camino la tremenda “Nothing But Heart” que habían tocado en Barcelona. Una pena, pero lo supieron compensar con “Monkey” y “Silver Rider” del “The Great Destroyer” (2005), “Canada” y “Last Snowstorm Of The Year” del “Trust” (2002), la preciosísima “Words” del debutante “I Could Live In Hope” (1994), la inevitable y pedida por el público “Murderer” del “Drums And Guns” (2007) y la delicada “Sunflower” del “Things We Lost In The Fire” (2001). Como rarezas también tocaron “Soon” del olvidado “Secret Name” (1999) a modo de reivindicación y se despidieron con “I Hear… Goodbye”, el split que grabaron junto a Dirty Three en esa rareza llamada “In The Fishtank” (2004).

Por supuesto, y antes del bis, no se olvidaron de “So Blue”, la canción más celebrada del último trabajo, donde, esta vez sí, se escuchó el teclado de Steve Garrington como Dios manda. Pero yo me quedo con otra que escondieron entre tanto auto-homenaje: “Just Make It Stop”, una canción que, junto a la otra, justifica sobradamente el protagonismo de la voz femenina en su nuevo disco. Yo seguiría con ese 50%-50%. Ah, y volvería a fichar a Jeff Tweedy, un tipo que, con los años, no sólo hace buenos discos con Wilco, sino que incluso mejora el trabajo de otros. Bendita vejez la de algunos artistas…

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies