Reikiavik + Mirémonos – RRR Club, Madrid

Con el paso del tiempo, me he convertido en un animal de salas pequeñas. La calidez, la cercanía y el placer de escuchar música en directo. Goce que se hace aún mayor cuando descubres que el presente, y futuro, musical de este país no ha muerto ni mucho menos: sólo tienes que saber donde buscar. El pasado sábado 17 de noviembre lo hice nuevamente disfrutando de Mirémonos y Reikiavik.

Madrileños ambos grupos y con un bonito camino por delante, que no sólo deben reivindicar sino que merecen con creces, estos chicos demostraron mucho el sábado en el Rock and Roll Radio Club, AKA RRR, de la calle Barquillo. Lo más importante que, aquí, en el culo de Europa, en una ciudad que amenaza con perder su oferta cultural a cada minuto que pasa, se hace muy buena música. Abrían la noche Mirémonos, que nacieron justamente en el barrio de Malasaña y cuyo bautismo lo brindó un graffitti de esta zona a la que un madrileño ama y no sólo por tradición. Lo hacían con “Circo”, un tema que no está incluido en sus dos EPs, “Kaizen” y “Porno”. Otro flechazo musical como “Samba Inmoral”, con la que el Bosch (voz principal, guitarra y percusión) nos animó a mover las caderas en caso de que supiéramos hacerlo -una pena que todos los allí presentes fuéramos más de la tradición de saltar con el puño en alto- o “Hemingway”, canciones que comienzan a rodar y que espero que graben pronto en el estudio.

Nueve temas, tres cuartos de hora a lo sumo y siempre te quedas con ganas de más. Si tengo que escoger, algo complicado, me quedo con “Porno”, con ese riff final que recuerda mucho a Two Door Cinema Club, pero antes hemos tenido bossanova y una buena ración de rock entrópico y psicodélico. Y no falta en mi selección “Horror Vacui”, que tanto con sus vocals en inglés como en castellano crea una atmósfera verdaderamente increíble: ‘Sonríe al más ruín, dale un beso al ladrón, se tu personaje en esta obra y guión, es tu voz…’. Tras el habitual final apoteósico, esta vez con “Hemingway”, que también goza de esa percusión que me enamoró cuando los vi por primera vez como teloneros de The Casters, Mirémonos bajaron del escenario para dar paso a Reikiavik.

Cambio de tercio con puro sonido Manchester, siguiendo la escuela de Oasis e importándolo directamente a Madrid para placer de los que comulgamos con la religión del Mad4it. Encontramos a los británicos en cada rincón de Reikiavik, mandando las guitarras que encuentran en la voz de Javi y en esas letras llenas de vivencias e imágenes su guía. De su EP, “Instantes” -lo único que he escuchado de ellos hasta la fecha-, hubo varios temas como “Bajo Cero” o la genial “Salto Mortal” en la que, se cierro los ojos, creo que estoy ante unos jovencísimos Gallagher. Para ella, tuve que esperar hasta el final, aunque no por ello, ni mucho menos, dejé disfrutar del camino, sobre todo con “Acróbata” que, sin duda, marcó el clímax del concierto: mucho brit pop del bueno y made in Spain. La mayoría del material que presentaron este fin de semana Reikiavik en el RRR no está incluido en su trabajo de estudio, la respuesta la tuve cuando hablé con Javi, voz principal y guitarra, al finalizar el concierto: ‘Este es el último directo que vamos a hacer, porque en diciembre nos vamos a meter de lleno en la grabación del disco’. Tras una demo y el EP, el siguiente paso obligado es el largo: esos temas que escuchamos el sábado, con el poso irrepetible del directo, pasarán a inmortalizarse en estudio. Qué ganas de escuchar otra vesz“Acróbata”, “Aquellas Calles”, “Daño Universal” o “Estrellas”.

Después de más de una hora de directo, y por partida doble, lo que queda es el silencio y el anhelo de más, por mucho que el DJ se empeñe en solucionarlo. Entonces te vienen a la mente momentos irrepetibles como ese en el que Bosch, en el primer tema, rompía la cuerda de su guitarra y los chicos de Reikiavik le dejaban una de las suyas. La Fender aguantó los dos conciertos y tendrá una bonita historia que contar a sus nietos. Y yo me acordaba de todo aquello mientras me tomaba un chupito de Jägermeister, en honor al tema, por supuesto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies