The Royal Concept, Sala Razzmatazz, Barcelona (14/02/14)

Que The Royal Concept son un grupo divertido y musicalmente solvente (al que un servidor defiende a capa y espada, sin disimulos) era algo que ya conocíais por estos lares. Sin embargo, en vivo se confirman como una de las grandes promesas del indie pop escandinavo con un show directo, sin titubeos, hecho para perder la cabeza, saltar y bailar. Este pasado fin de semana les hemos tenido por nuestro país y, cómo no, nos han dejado un muy agradable sabor de boca.

2014-02-15 02.42.37

David Larson y compañía vinieron a la Sala Razzmatazz a calentar una noche de fiesta de viernes, y fueron a ello sin tonterías. Nos regalaron un directo potente en el que repasaron (brevemente) sus temas más conocidos en nuestro país, contenidos en sus EP “The Royal Concept” y “Royal“, sin dejar un sólo segundo de respiro. Abrieron la noche con “Goldrushed“, levantando al cada vez más numeroso público con el guitarreo característico de la canción, para inmediatamente enlazar con “Radio“, a través de ese hipnótico punteo que estructura toda la canción. A través de un sorprendente vocoder (puede que un poco abusivo para lo que nos tienen acostumbrados) enlazaron con “World On Fire” y con una personal versión del “Digital Love” de Daft Punk, después de la cual ya tenían a todos los asistentes en el bolsillo.

Acto seguido, los suecos nos regalaron como interludio el único momento tranquilo de la noche, interpretando “Shut The World“, un tema que siempre han reconocido como muy especial para ellos (como en la entrevista que nos concedieron hace unos meses). A continuación, siguiendo con el momento melancólico pero en un estilo diametralmente opuesto, interpretaron la vitalista “Damn“, su primera composición, y “D-D-Dance“, calentando el terreno para el broche final del concierto. Como no podía ser de otra forma, dejaron sus dos mayores éxitos para la guinda del pastel: el tema que abanderaba su primer EP, “Gimme Twice“, con sus chicas, sus locuras, su desenfreno y su buen rollo y, finalmente, “On Our Way“, ese frenético himno de liberación contra lo establecido que se ha convertido, por méritos propios, en su mayor carta de presentación y la garantía de que son un gran espectáculo. Obviamente, todos los asistentes nos vinimos arriba, era imposible no hacerlo.

En resumidas cuentas, The Royal Concept vencieron y convencieron. Porque, aparte de comentar una y mil veces lo muchísimo que les gusta nuestro país en general y Barcelona en particular (suponemos que 21ºC en pleno mes de febrero a unos chicos de Estocolmo les tiene que parecer ciencia ficción), se ganaron a pulso tener más público esperándoles la próxima vez. Esperemos que entonces no nos dejen con ganas de más, que 50 minutos saben a muy, muy poco.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.