Woods @ Sala El Sol, Madrid (13/09/14)

Muchos fuimos los que en su día decidimos saltarnos este año el Dcode Festival y en su lugar asistir a la céntrica Sala El Sol para disfrutar de los chicos de Woods. Y muchos fuimos los que salimos tan contentos que ni siquiera se nos pasó por la cabeza pensar que qué bien habría estado Beck en el Campus de la Complutense.

IMG_9340A eso de las diez de la noche ya estábamos esperando la apertura de puertas de la mítica sala de conciertos. Treintañeros, parejas y pequeños grupos de amigos de indumentaria casual (las camisas de cuadros y barbas definitivamente han pasado a mejor vida) abarrotaron la sala tras el sold-out que los de Brooklyn habían conseguido. Sin teloneros, sólo ellos como protagonistas, comenzaron el concierto tras subir al escenario el cuarteto liderado por un Jeremy Earl en sandalias. Ni rastro esta vez de Kevin Morby, suponemos que por su ya asentado trabajo en solitario, pero al bueno de Jeremy sí le acompañaba su inseparable Jarvis Taveniere a la guitarra, el batería Aaron Neveu y un nuevo bajista.

El objetivo de Woods era presentar su nuevo trabajo “With Light And With Love” (2014) y hacer brillar la Sala El Sol como pocas veces con sus nuevos temas y nuestras sonrisas de felicidad de oreja a oreja. Si la memoria no me falla pudimos disfrutar de “Shepard”, “Shining” o “Leaves Like Glass”, pero también de canciones imprescindibles de la inagotable discografía del grupo. La segunda del setlist fue la adorable “Cali In A Cup” de “Bend Beyond” (2012) y tras la cual todo el público se derritió a los pies de la banda de los neoyorquinos. También cayó, cómo no, la que da nombre a este último disco mencionado. Extendiéndola con interludios y desarrollos psicodélicos marca de la casa y volviendo cuando menos te lo esperas a los ya míticos “just to see, just to know, just to bend beyond the light…”, Woods demostraron dónde se sienten cómodos y a qué les encanta jugar.IMG_9342

Después de que Jarvis nos recordara su (demasiado lejana) última visita a Madrid y justo antes del bis, tocaron la algo descafeinada “Moving To The Left” (quizás llevaba las expectativas demasiado altas con este tema) y la ya himno de la banda “With Light And With Love”, repitiendo el mismo truco de magia que con “Bend Beyond” a base de regodearse Taveniere a la guitarra hasta volverse loco y Jeremy Earl desplegando riffs y punteos de psicodelia enfurecida. Cuando volvieron del bis, dos canciones más para hacernos temblar de alegría (“Rain On” entre ellas) y muy enfocadas a bajar las revoluciones y certificar que Woods fueron muy acústicos hace años.

A pesar de que me faltaran algunas como “Lily” o “Pushing Onlys” el concierto de Woods llegó a su fin tras una hora y cuarto que pareció quince minutos. Tras el último acorde Jeremy y el batería Aaron se miraron con sonrisa complaciente como diciendo “Les ha encantado”. Entonces el primero se acercó al micro, nos dijo “Muchas gracias” en casi perfecto castellano y los cuatro grandes músicos abandonaron el escenario entre una marea de aplausos incesante y nuestras mentes pensando “la vida puede ser maravillosa, la vida puede ser un concierto interminable de Woods”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.