Soleá Morente – Tendrá Que Haber Un Camino

Soleá Morente, "Tendrá Que Haber Un Camino" (2015), album art, 500px

Soleá Morente

Tendrá Que Haber Un Camino

El Volcán | Web oficial

30 de octubre, 2015
Granada, España
Flamenco, Pop, Rock

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer


Tras foguearse junto a su padre primero, y a su hermana Estrella y Los Evangelistas (con Los Planetas y Lagartija Nick) después, Soleá Morente se descubre, por fin en solitario, con una de esas joyas que de bien seguro pasará a la posteridad. “Tendrá que haber un camino” es mucho más que el primer álbum de la hija mediana del desaparecido cantaor de Granada.

Hablamos de un disco que engarza emociones y hechiza tanto como pasear por las estrechas callejuelas del barrio del Albaicín, a los pies de la Alhambra, dejándose llevar por esa dulce brisa de la primavera y gozando del delicado aroma de los limoneros recién florecidos. Aunque algunos se empeñen en decir lo contrario, la música hecha arte tiene ese don de tender puentes infinitos, con lo cuales conectar cualquier territorio que los sepa entender.

Si en 2007 Los Planetas se inspiraron en el magistral “La Leyenda del Tiempo” de Camarón de la Isla, para sacar “La Leyenda del Espacio”, Soleá ha querido abrir otra puerta, también en clave de homenaje, en su primer largo. Y es que “Tendrá que haber un camino” es ni más ni menos que la vibrante canción interpretada por Enrique Morente que cerraba el séptimo álbum de los de Jota. Si el maestro cantaba “Tendrá que haber un camino que me lleve a donde pueda estar”, su hija mediana se ha dedicado en cuerpo y alma a reunir todos los mapas habidos y por haber, para rubricar las coordenadas exactas que su padre marcó antaño.

A Soleá no le tiembla el pulso a la hora de mezclar géneros, pasarlos por un filtro cromático -al que las guitarras le dan un toque de autenticidad- y añadirle aromas naturales a rock y pop. El resultado es un mapa interactivo que armoniza lo clásico con lo moderno, y en el que cada corte ejerce su propio papel. Encontramos aldeas moldeadas a golpe de leyenda (“Yo escucho los cantos”), con vecinos como Jota, que cantan fandangos a dueto (“Arrímate”), mientras las muchachas bailan sevillanas rockeras (“Están bailando”) y los mayores rezan al dios de la percepción (“Oración”). Más al sur, visitamos una “Ciudad de los Gitanos” que nos invita a pasear por su relajado barrio histórico, en el que aún se escuchan versos susurrados de Machado y Lorca. En la visita gozaremos de la compañía de los hermanos Estrella y José Antonio, la madre, Aurora Carbonell y hasta el tío, el guitarrista Montoyita.  

En la cima más alta, descubrimos cuentos populares como los del “Vampiro” o la “Nochecita Sanjuanera” (ambas compuestas, junto a “Todavía”, por La Bien Querida). Nuestro recorrido puede finalizar tomando una cerveza en un acogedor local dónde dos versiones de Leonard Cohen (“Dama Errante” y “Esta No Es Manera De Decir Adiós”) dejan paso a una fiesta electrónica en la que las chicas nos van a recibir con esa malafollá tan granaína (“Tonto”).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.