Animal Collective – Painting With

Animal Collective

Painting With

Domino Records | Web oficial

19 de febrero, 2016
Baltimore, Maryland, Estados Unidos
Noise Pop, Freak Folk, Experimental

Puedes escucharlo:
Spotify | iTunes | Deezer


La banda de la controversia. El cuarteto (esta vez trío) que no deja indiferente a nadie. O los odias o los amas, no hay término medio. Vuelven los dibujitos animados de Animal Collective con “Painting With”, su décimo disco de estudio.

Para muchos, Animal Collective, es la banda más importante de lo que va de siglo. Desde luego, es una de las referencias más recurridas para tratar la evolución de la música pop desde el cambio de dígito, desde el efecto 2000, desde la fiebre por el fin del mundo. Hubo bandas que tendieron hacia el apocalipsis (Primal Scream), hacia las bandas sonoras del fin del mundo (Godspeed You! Black Emperor) o incluso hacia el post-pop (Radiohead). Un escenario, el de la paranoia a mutar, en el que aparecieron Avey Tare y Panda Bear para darle al reset y empezar de cero. Romper con lo establecido, buscar el principio de todo, acercarse a lo tribal, al origen de los sonidos de nuestra especie. De eso, y no de otra cosa, va esto de Animal Collective. Siempre ha sido así, y el que quiera encontrar algo más allá, lo encontrará por el mero hecho de la generosidad sonora que han ido repartiendo en estos imborrables 16 años de existencia. Te gusten o no, debes estarles tremendamente agradecido.

“Paintin With” ahonda en esa idea, más si cabe, de retroceder en el tiempo para buscar la chispa y los porqués de la raza humana disfrutando con los sonidos que nos rodean. La mezcla de la tecnología y recursos que usan para ello, junto a sencillez con la que plantean cada canción, es lo que los hace tan sumamente atractivos y los diferencia del resto. Que no hay nadie como ellos ha quedado claro. Otra cosa es que atinen con el puñado de canciones del conjunto, o que el late motiv del mismo no sea el esperado. Recordemos que el infravalorado Centipede Hz (2012) se pegó una buena e injusta hostia por esto último. Ahora, la hostia está todavía menos justificada, pues si el margen de extremos sonoros en este álbum está más controlado, es precisamente porque es intencionado. Algunos críticos entienden que, cuanto más excesivos son, mejor. Mientras, ellos no sólo se lo pasan por el forro, sino que siguen buscando un disco temático, un disco reflexivo, en el que demuestran, una vez más, que la crítica no va con ellos. Se hablará mucho de que lo grabaron en el estudio donde Beach Boys dieron vida al eterno “Pet Sounds” de 1966 (banda, por cierto, con la que no paran de relacionarlos); o de que esta vez, primera en muchos años, no han usado sus directos como banco de pruebas para este nuevo trabajo. Hablad de lo que queráis, pero dejadlos en paz. Empezad por ese homenaje al dadaísmo, ese fantástico collage festivo titulado “FloriDada” y dejaos llevar por los paisajes morunos, tribales, arcaicos, ancestrales… universales.

Hay que dejarlos seguir explorando. Sólo ellos han encontrado algunos de los huecos más bonitos del pop que aún estaban sin rellenar. Y parece que todavía quedan muchos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies