Arctic Monkeys – Suck It And See

Arctic Monkeys

Suck It And See

Domino Records | Web oficial
6 de junio, 2011
Sheffield, Inglaterra, Reino Unido
Indie Rock, Post-Punk Revival, Garage Rock

Artistas similares:
The Strokes | The Last Shadow Puppets | Miles Kane

8.0

Puedes escucharlo:
SpotifyYoutube


Con lo fácil que hubiese sido meter a estos chicos en el saturado saco de esas bandas-británicas-con-primer-disco-chulo… Nos hubiésemos quitado bastante trabajo de encima. Pero no. Y eso que todo hacía indicar lo contrario, lo que hubiese sido normal con el que, ahora, parece ser su disco más flojo, el segundo. Y mira que nos gustó, y mira que tiene sus canciones, y mira que acaba bien (“505” es un pelotazo)… Pues resulta que, escuchando el resto de su discografía, “Favourite Worst Nightmare” (2007) es más que un digno sucesor de aquella bomba hype post-Strokes y ya está. Otras bandas coetáneas hubiesen matado por un segundo (o primer) disco así. Y digo post, porque a la velocidad que va esto ahora, dos o tres años de diferencia ya son demasiados. Sin ir más lejos, el pequeño Alex Turner, en ese período, si te descuidas, te saca tres discazos.

Sigamos con el repaso. Cansados ya (con dos discos) de ser los mejores de su quinta, de ir tan sobrados, y de ver que con 22 años (ejem) se estaban quedando estancados, deciden irse a los USA a grabar con el productor de Queens Of The Stone Age. ¡Rock!. Nace “Humbug” (2009) y la gente no sabe ni qué cara poner. No se atreven a decirlo como se merece: es otro cacho de disco. Muchos, de hecho, prefieren menospreciarlo por diferente, por alejarse del primero, por no entenderlo. El problema es que esa gente no ve más allá, se quedaron en la acotada franja del brit pop, no entienden lo que es el “rock del desierto” y creen que el disco bueno de The Kooks está aún por llegar. Así les fue a Oasis

Grabado también en Estados Unidos, pero sin esa productora tan hard, aparece el nuevo “Suck It And See”, probablemente el mejor álbum de los de Sheffield. Y es que es fácil que te tiemble la mano al ponerlo por encima del archi “Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not” (2006), pero yo me la juego.

Tras una “She’s Thunderstoms” a modo de intro, que parece sacada del anterior disco, aparece la primera joyaza pop para seguir con el single trotón que tantas cejas frunció en el Reino Unido. Y es que este disco, si lo dividimos en dos mitades, parece que está estructurado en “de dónde vienen” (Humbug) y “a dónde van” (al cielo). Porque lo que empieza siendo algo más continuista se va convirtiendo en una retahíla acojonante de singles pop que vete tú a saber dónde los pondrán en el futuro. “The Hellcat Spangled Shalalala” es otra dulce genialidad que la hubiesen firmado unos ya mencionados Oasis en forma. Seguimos estando en la primera mitad “Humbug” con la cruda “Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair”, y llevamos así dos canciones geniales de “lalas” y “yeyes”. Acojonante, qué habilidad… y cuidado que llegan más curvas. No nos vamos de los USA porque la canción más “arcticmonkeys de toda la vida” del disco, “Library Pictures” aún tiene un tufo yanqui que tira para atrás. Eso sí, los registros vocales del señor (señor, sí) Turner, en este disco están más depurados que nunca. La forma de hacer canciones nuevas para esta gente contiene de todo menos inercia: el guitarra Jamie Cook te está soltando perlas durante, absolutamente, todas las canciones; Alex Turner y su poco miedo a hacer pop y heavy en la misma canción, con unas letras mucho más concisas, diciendo mucho más que antes, sin necesidad de tantas palabras (madurez?); y un batería que fue, es y será el puto amo toda la vida.

Acaba “All My Own Stunts” y con ella la primera mitad del gargajo rock: empieza el show. “Reckless Serenade” es la canción del año. Punto. La maravillosa (y aún mejorada) “Piledriver Waltz”, que ya nos cautivó en el EP en solitario para la banda sonora de “Submarine”, da paso al baladón máximo (“Love Is A Laserquest”). Para el tramo final enlazan el subidón definitivo (“Suck It And See” con una guitarra en estado de gracia) con la épica despedida: si tal y como decía antes, esta segunda mitad supone la dirección en la que mirar a partir de ahora, “That’s Where You’re Wrong” es el techo.

Ya va siendo hora de tratarlos como se merecen: como la mejor banda británica de lo que llevamos de siglo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies