Avi Buffalo – At Best Cuckold

Avi Buffalo

At Best Cuckold

Sub Pop | Web oficial
9 de septiembre, 2014
Long Beach, California, Estados Unidos
Pop, Folk, Indie

Artistas similares:
Wilco | The Byrds | Real Estate

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


Segundo álbum de los californianos Avi Buffalo, esa -aún- jovencísima banda liderada por el entrañable Avigdor Zahner-Isenberg, un tipo que escupe calidez sonora en cada nota que compone e interpreta. Cuatro años esperando por esto, ¿estará a la altura?

Enfrentarse al segundo asalto de algo que te dejó con tan buen sabor de boca es arriesgado. Uno tiene las expectativas muy altas y la decepción es una constante en estos casos. Además, se corre el peligro de no ser objetivo en absoluto, con lo que aparecen las dos opciones más comunes: a) ponerlos a parir con el barato eslogan de “el primero era mejor”; o b) más peligrosa aún, poner el piloto automático y repetir cada frase dicha de aquel extraordinario debut. Seamos serios.

“At Best Cuckold” pierde la batalla en cuanto a inocencia con respecto a “Avi Buffalo” (2010). Lógico, pues el factor sorpresa ya no juega a su favor. Pero gana en todo lo demás. Gana en recursos, en arreglos, en registros vocales e incluso en su discurso, que ya no es tan inocentón-juvenil-rebelde-naíf, sino que la madurez le ha llegado a este chico. Y sí, sigue cantándole a la vida y preguntándose las filosofadas que corresponden a un tipo de su edad, pero de forma mucho más adulta, menos abstracta, más directa.

Desde luego, estos cuatro años no se han estado rascando los huevos, y es que en lo musical, este disco es un regalo para los oídos, dejando por el camino esos psicodélicos momentos finales (ains) de alguna canción como “Remember Last Time” para pasar a la pureza más absoluta, nada de andarse por las ramas. Es como si su grupo de cabecera haya dejado de ser Wilco para convertirse en The Byrds. ¿Cuál será el siguiente, The Beatles? ¿Mozart?

Muy en la línea de evolución de Real Estate, las canciones de este “At Best Cuckold” van directas al grano, sin envoltorio extra. Algunos echaremos de menos ese decorado con el que adornaban tan bonitas melodías y que quedaba tan espontáneo, pero ahora nos demuestran, a base de más calidad, que no era necesario. Así que como las opciones “a” y “b” eran tan drásticas como ridículas, me quedo con la “c”: empate.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.