Banks – Goddess

bg

Banks

Goddess

Harvest Records | Web oficial
5 de septiembre, 2014
Los Angeles, California, EE.UU
R&B, Pop

Artistas similares:
FKA Twigs | SOHN Jessie Ware | Glass Animals

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube | iTunes


Después de un continuo goteo de singles desde principios de 2013, Banks recoge todo su extenso material previo y unas cuantas introspectivas nuevas perlas para formar su debut “Goddess”.

Si “Goddess” es algo, es precisamente una colección de lo más selecto de los productores underground al servicio de las luces y sombras de Jillian Rose Banks. La californiana se ha reunido con una retahíla de músicos que quita el hipo (SOHN, Lil Silva, Tim Parker y hasta Totally Enormous Extinct Dinosaurs en una faceta suya desconocida hasta ahora) para gestar una colección de canciones melancólicas milimétricamente diseñadas para (tratar de) revolucionar la creciente escena R&B alternativa. Un contrapunto hiperplanificado a su equivalente británico, FKA twigs.

Probablemente cuando Banks se embarcó en 2012 en sus primeras labores creativas, el concepto de su música fuese mucho más fresco y espontáneo (no hay más que ver aquel “Work“, no incluido en “Goddess“, y compararlo con lo que su música es ahora). Desde entonces, su sonido ha ganado en oscuridad, ha incrementado la producción de su voz, ha perdido en excesos vocales y ha tendido más a la calma (más hacia como sonaba aquel soberbio “Before I Ever Met You” de su EP debut, con aquellos sobrios reproches que, ahora sí, tan bien encajan en “Goddess“). Por el camino nos fue regalando nuevos experimentos (su delicada declaración, más luminosa, de “Warm Water“) y la confirmación del sonido que había decidido seguir: su “London EP“. Los cuatro temas que lo componían hacen de perfecto adelanto de lo que sería “Goddess” (y por eso los cuatro están incluidos también en el álbum). Banks se remordía en “Waiting Game” por su frialdad, se rebelaba amargamente contra no ser correspondida en “This Is What It Feels Like“, se entregaba todo lo locamente que su pose lo permitía en “Bedroom Wall” y se derrumbaba en “Change“. Banks nos dio con “London” cuatro nuevas caras y nos convenció de que mucho más estaba por llegar.

Siguiendo el goteo de temas, Banks nos ha regalado hasta cinco adelantos más durante 2014 (estrategia curiosa donde las haya en un año donde el efecto sorpresa ha sido el motor de grandes hypes o éxitos de ventas, como los últimos discos de U2 o Thom Yorke, o Beyoncé, respectivamente). El problema es que el público siempre espera más de ti, y el listón estaba muy alto. “Brain“, como historia de reproches, sonaba por momentos impostada y “Goddess” dejaba el mismo sabor de boca. “Drowning” sí llegaba más profundo, con una Banks más herida en su mensaje, lo mismo que “Alibi“, con Banks redimiéndose. Sin embargo, esta irregularidad saltó por los aires con la mejor sorpresa que nos tenía guardada la californiana: “Beggin For Thread“. A pesar de que continuaba con sus letras oscuras y enrevesadas, “Beggin For Thread” suena ligera, muy pop y pegadiza, explorando terrenos en los que Banks no se había adentrado y que, sorprendentemente, domina a la perfección. Suponemos que ésta será la primera piedra sobre la que se construirá la continuación de este “Goddess“.

Con todas estas cartas levantadas, ¿qué quedaba de sorpresa? Pues mucho más de lo que habría cabido esperar en un primer momento. “Stick“, por ejemplo, desata la vena más R&B clásica de Banks. “Fuck ‘Em Only We Know” suena brillante y delicada, susurrada por momentos. “You Should Know Where I’m Coming From” nos trae a una Banks rearmada, dolida pero directa, en una de las piezas más bonitas de lo que quedaba por descubrir. En la misma línea de piano, en “Under The Table” abre de nuevo sus sentimientos, con una vertiente dulce que sorprende. “Someone New” es la pieza más acústica que nos ha regalado hasta el momento, con Banks y una guitarra acústica como únicas protagonistas (y se agradece, después de tantas capas y efectos). Finalmente, por buscar alguna pega, “And I Drove You Crazy” suena a lo que es: un descarte únicamente incluido en la versión deluxe del trabajo, que suena a más de lo mismo de la peor cara de la artista (electrónica insulsa, humos difusos y poses, poses y más poses).

Como gran “pero” a “Goddess“, cabe destacar que da nula sensación de continuidad, nos muestra demasiadas Banks que nada tienen que ver entre sí, dando la impresión de ser una buena colección de singles más que una carta de presentación. Sin embargo, a pesar de lo impostado, a pesar de lo milimétricamente diseñado que todo parece, “Goddess” es un grandísimo producto de la nueva era R&B. Banks se desnuda en muchísimas de sus facetas, explora infinidad de sonidos y juega con su voz de todas las formas posibles. Muchos estábamos esperándolo para poder echar la vista atrás a estos dos años y sacar una conclusión de la artista. La mía: que ha merecido la pena disfrutar de este juego de humos y espejos, y que quiero más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.