Bass Drum Of Death – Rip This

ifmbateman

Bass Drum Of Death

Rip This

Fat Possum Records | Web oficial
7 de octubre, 2014
Mississippi, Estados Unidos
Garage Rock

Artistas similares:
DZ Deathrays | FIDLARJapandroids

5.5

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


El garage rock de Mississippi está de vuelta de la mano del inconfundible y melenudo John Barrett. “Rip This” es el tercer álbum de la ahora banda, Bass Drum Of Death.

Trás el magnífico “GB City” (2011) y el correcto “Bass Drum Of Death” (2013), Barret firma ahora un nuevo trabajo en el que Len Clark y Josh Hunter se le han unido como nuevos compañeros. El disco homónimo de la banda intento continuar la formula del primero y sonar igual de sucios, pero pecó de monótono en algunas de sus canciones. Perdieron frescura y aunque tenía un puñado de temazos, no llegaba al nivel de “GB City”. Con “Rip This” han intentado cambiar las cosas, depurando su sonido, ahora más cuidado y limpio. Y pese a ello siguen sonando como siempre, sin perder ni un ápice de personalidad, ni crudeza y a su vez  experimentando con nuevos sonidos.

Mientras escuchamos temas de la vieja escuela como “Lef For Dead”, “Burn My Eye”, “For Blood” o “Black Don’t Glow”, también tenemos otros cortes más bailables parecidos al sonido de Death From Above 1979. Temas directos, rápidos y pesados, aunque con un ligero componente pop rock. Estos son “Everything’s The Same” y la polvorienta “Sin Is In 10”. Mención especial para “Electric”, puro rock con el que por momentos sus guitarras rítmicas nos recuerdan (salvando las distancias) a las de Black Sabbath en el hit atemporal “Wheels Of Confusion”. Sin olvidar la melancólica “Better Days”, con unas guitarras acústicas y melodía vocal que ofrece un poco de calma entre tanta distorsión. El punto final a nuestro viaje lo pone “Route 69 (Oh Yeah)”, que contiene un piano muy blues rock a modo de acompañamiento (si, los Bass Drum usando piano) y las guitarras estridentes que nos envuelven para despedir “Rip This”.

Un tercer álbum que se hace corto y nos deja con ganas de más, repleto de temazos cargados de rock frenético de carretera. Pese a que se queda por debajo del segundo álbum, tras escuchar “Rip This” solo nos falta comprarnos un Pontiac Trans Am Bandit del 77 y echarnos a rodar por las desérticas y sureñas rutas del viejo Mississippi.