Beach House – Depression Cherry

Beach House, "Depression Cherry" (2015), album art 500px

Beach House

Depression Cherry

Sub Pop | Web oficial

28 de agosto, 2015
Baltimore, Estados Unidos
Dream Pop, Indie Pop, Pop Barroco

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


Menuda papeleta la de Beach House de editar sucesor de ese irrepetible Bloom (2012). Tardando un año más de lo que nos tenían acostumbrados (lanzamiento de disco siempre en año par desde su homónimo debut en 2006), el dúo de Baltimore vuelve con la intención de marcar su territorio: el de los reyes absolutos del pop.

Poco se sabía de este “Depression Cherry” cuando anunciaron fecha y portada. Al final, pese a su propia inconformidad con el mercado, se vieron obligados a editar single: “Sparks”. Tras escucharla (hasta el agotamiento), uno se preguntaba si ese intencionado giro hacia los orígenes, como ellos mismos defendieron, pasaba por acercarse a unos My Bloody Valentine en modo sobremesa. La canción, espectacular, ya contenía suficientes motivos para sentirse optimista. Pero esto no había hecho más que empezar.

Ponerse a escuchar este disco supone, una vez más, una especie de paseo por las nubes. Escuchar la limpia y frágil voz de esa mujer, Victoria Legrand, acompañada de esos delicadísimos paisajes sonoros comandados por el más sutil de los guitarristas del panorama actual, Alex Scally, vuelve a trasportarnos justo al mismo sitio donde nos dejaron tras los últimos acordes de “Irene”. Resumiendo un poco, este disco bien podría haberse llamado “Bloom 2” (o, según se mire, “Teen Dream 3”).

Ya sólo con la inaugural “Levitation”, le han dado un repaso a todas (y cuando digo todas, me refiero a todas) las bandas que practican el denominado dreampop. Debe ser frustrante tratar de hacer música parecida a esta. Y es que fácil, desde luego, no debe ser. La delicadeza con la que tratan cada tema está fuera de toda duda, y ya desde el citado primer corte (ese final, por favor) encuentras detalles que no hacen más que enriquecer unas canciones, ya de por sí, preciosas. Como esa entrada de batería en la maravillosa “PPP”, o ese salto de compás por la puta cara hacia la mitad de “Wildflower” (vaya dos canciones), o el aura a “Twin Peaks” al que apesta “Days Of Candy”… Lujos que se permite la mejor y más importante pareja que abarca el pop. Sin etiquetas ni categorías, todo el pop.

Tengo la costumbre de, al elegir las mejores canciones del año, no repetir banda. Si lo hiciese, tendría que poner, de corazón, siete u ocho de este disco en ese top. Repiten fórmula y juegan al despiste cuando hablaron de un cambio de rumbo. Mentira. Igual nos tienen preparada alguna sorpresa… ¿Más de lo mismo? Sí. ¿Mejor? Probablemente no. Pero… ¿y qué? Por mí, ojalá no cambien nunca. Son el mejor grupo del planeta. Perdón, siguen siéndolo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.