Björk – Vulnicura

Björk

Vulnicura

One Little Indian | Web oficial
20 de enero, 2014
Reikiavik, Islandia
Pop electrónico, Trip-hop, Vanguardia

Artistas similares:
Goldfrapp | Antony & The Johnsons | Fever Ray

9.0

Puedes escucharlo:
iTunes 


Sin contar las remezclas de cada álbum que edita, ni “Selmasongs” (banda sonora de “Bailar En La Oscuridad”, película de Lars Von Trier que ella misma protagonizó en 2000), ni alguna otra bohemiada más, “Vulnicura” supone el octavo disco en la ya dilatada carrera de Björk.

“Vulnicura” es un disco triste. Perdón, maravillosamente triste. Sucede en el tiempo a “Biophilia” (2011), pero en el fondo y en la forma, a “Vespertine” (2001). Si aquél simbolizaba la belleza y la euforia de una artista radiante que volvía a encontrar el amor, éste es justamente lo contrario: la fragilidad y vulnerabilidad de una persona destrozada por culpa de la ruptura. Y la islandesa, a estas alturas de la película, todos sabemos lo excéntrica que es, como un libro abierto, capaz de transmitir sus estados de ánimo en las canciones que compone. Problemas de ansiedad, seguro, no va a tener, ya que no se guarda nada para lo personal, al contrario, se desnuda por completo en cada disco. Por eso mismo es tan difícil analizar sus trabajos, porque siempre juegan en el plano de lo emocional. Difícilmente te dejará indiferente un disco como este, tan completo y honesto en lo que representa: que Matthew Barney, su expareja y padre de su hija, le ha roto el corazón. Y no es que le desee nada malo a ese hijodeputa tipo (sobre todo si, por su culpa, la otra se ve “obligada” a editar un discarral como este), es simplemente que los fans “carpeteros” (gracias Yisas) sólo queremos que Björk sea feliz. Nosotros te queremos, Guðmundsdóttir, mucho. Y a tu apellido también.

Del disco en sí, podéis buscar análisis, que los hay a patadas, y habrá gente que se preocupe más de su filtración, de lo técnico, de los beats, de Haxan Cloak, de Arca, de Antony Hegarthy o de lo que dura “Black Lake”. Yo paso. Un disco a la altura de “Debut” (1993), “Homogenic” (1997) o “Vespertine” sólo puede aspirar a disco del año. Con eso os debería bastar. Bueno, y que “Lionsong” es la mejor canción de la vida en la Tierra. Nosotros, como lectores de su diario sonoro personal, esperaremos atentos qué más cosas nos tiene que contar en el futuro. Será un placer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.