Black Sabbath – Black Sabbath Vol. 4

Black Sabbath

Black Sabbath Vol. 4

Vertigo Records | Web oficial
25 de septiembre, 1972
Birmingham, Inglaterra, Reino Unido
Heavy Metal

Artistas similares:
Motörhead | Led Zeppelin | Judas Priest

Puedes escucharlo:
Spotify


Siempre ha habido y habrá grupos que marquen época y que dejen huella para el resto de la historia de la música, y hablar de Black Sabbath es hacerlo de uno de los grupos más importantes del rock, o más bien deberíamos decir del heavy metal. La banda de Birmingham fue formada en el año 1967, después de que la banda Mythology dejara de existir. El guitarrista Tony Iommi y el batería Bill Ward buscaron músicos para formar un nuevo grupo y fue entonces cuando encontraron al bajista Geezer Butler y al cantante Ozzy Osbourne, los cuales venían de la banda Rare Breed. También estaba el guitarrista Jimmy Phillips y el saxofonista Alan Clarke.

Comienzos

Pasarían a llamarse The Polka Tulk Blues Company, Polka Tulk y finalmente Earth, momento en el que pasaron a ser un cuarteto tras la marcha de Phillips y Clarke. Tocaban versiones de Jimi Hendrix, Cream y Blue Cheer en pubs de Inglaterra, Dinamarca y Alemania. Tras varias idas y venidas, las experiencias de alguno de los miembros en otros grupos como en diciembre de 1968 de Iommi en Jethro Tull y la vuelta fugaz en Enero de 1969 por no estar de acuerdo con la dirección que tomaba su nueva banda. Fueron confundidos en Inglaterra con otro grupo que también se llamaba Earth y cambiaron de nombre nuevamente para llamarse finalmente Black Sabbath, debido a una película de terror que estaban poniendo en el cine de enfrente de su local de ensayo.

Tiempo después Butler compuso un tema llamado Black Sabbath tras tener una visión sobre una figura negra encapuchada a los pies de su cama. Sin ser consciente de ello, usaron el tritono, (conocido como “Intervalo del Diablo”, prohibido en la música en el periodo del Medievo ya que la Iglesia afirmaba que el Diablo entraba a la música a través de este intervalo) y el sonido y las letras siniestras les empujó en una dirección oscura, fama que se ganaron, algo que contrastaba con la música del momento, folk y cultura hippie. Tras conseguir su nombre definitivo, comenzaron a escribir temas de este estilo, intentando crear el sinónimo de las películas de terror en forma musical.

Primeros trabajos

Tuvieron un gran álbum debut, Black Sabbath (1970), lanzado al mercado el viernes 13 del mes de Febrero, cuyo tema homónimo y que abría el disco, ponía de manifiesto el sonido siniestro que te ibas a encontrar a la medida que continuases escuchando. Meses más tarde, en Octubre del mismo año lanzaron su segundo disco, “Paranoid” (1970), con el que consiguieron una gran polémica pero a la vez grandes alabanzas. Este disco contenía dos de los temas más importante de la banda, la que daba nombre al disco, “Paranoid” y “Iron Man”. Con estos éxitos consiguieron una gira por los Estados Unidos. El disco fue un referente para el estilo que instauraron, el heavy metal.

Seis meses después de lanzar su segundo disco, lanzaron al mercado “Master of Reality” (1971), álbum que contenía los primeros temas acústicos, pero también temas pesados, oscuros y toques psicodélicos como “After Forever”, “Sweet Leaf” o la la grandiosa “Children Of The Grave”, todo un clásico. Tras su tercer disco tomaron un descanso, ya que no pararon de grabar y tocar directos en apenas 3 años.

Black Sabbath Vol. 4, el cuarto álbum

En 1972, los miembros de la banda se reunieron en Los Ángeles para comenzar a trabajar en su nuevo trabajo en los estudios Record Plant. Tuvieron muchos problemas a la hora de grabar el disco, todo esto fue debido al abuso de diferentes drogas como la cocaína, estimulantes y tranquilizantes, todo el proceso fue bastante difícil. También el disco tuvo bastante polémica debido al título que le pusieron en primer lugar “Snowblind”, nombre que también le dieron a una de las canciones incluidas en este trabajo. El tema trataba sobre el abuso de la cocaína y la discográfica cambió en el último momento el título por el de “Black Sabbath Vol. 4”. La verdad es que no se rompieron mucho la cabeza los de la discográfica al poner el nombre y no tenía tampoco mucho sentido, ya que no había ningún otro disco numerado. Exploraron nuevos sonidos, usaron pianos e instrumentos de cuerda y lo más llamativo es que algunas de las canciones se dividen en varias partes, por lo que hay bastante contrastes, como comenzar un tema como si fuera una balada y terminar explotando con solos y con ritmos de batería bastante rápidos. El disco consiguió el disco de oro en menos de un mes, pese a las críticas negativas nuevamente.

El Vol. 4 comienza con un extenso primer tema divido en dos partes “Wheels of Confusion”, la primera parte y “The Straightener” como segunda. En la primera parte, una guitarra cargada de distorsión abre el tema, parece que llora y seguidamente podemos escuchar el cambio de tono a algo más animado, cortes de guitarra resuenan incesantes y la voz de Ozzy parece no albergar tristeza alguna, llena de energía comienza a alzarse “Innocence was just another word, was it illusion?”, redobles de batería continúan resonando con un incesante riff de guitarra. Comienza el heavy, el ritmo cambia y se vuelve agresivo, es el momento de mover la cabeza a uno y otro lado. Tras una parte instrumental comienza la segunda parte, “The Straightener”, con un tono más psicodelico, el reverb de la guitarra se apodera de nosotros, Tony Iommi se recrea a la guitarra. Con tan solo el primer tema ya han conseguido emocionarnos como nunca antes.

“Tomorrow´s Dream”, continua con un ritmo rockero que no nos hará parar de movernos, Ozzy sigue gritando con su voz y la guitarra nos embriaga al son de unos riffs que no paran de resonar en nuestra cabeza. La balada “Changes” continua con nuestra aventura sónica, comenzando con un piano melancólico y Osbourne diciendo que se siente infeliz y triste con la perdida de la mejor amiga que ha tenido “era mi mujer, la quería mucho”, prosigue cantando, llegando al estribillo envuelto con violines mientras continua la melodía del piano.

En la breve “FX” flotan los ecos de las cuerdas arañadas por el guitarrista, todo muy calmado y generando suspense, (funcionando el tema a modo de interludio), da paso al siguiente tema. “Supernaut”, es el tema que pone un ambiente mucho más desenfadado y alegre de lo que llevamos de álbum. Todo un espectáculo rítmico de la batería nos hará bailar sin parar. Sin poder casi ni respirar, llegamos a la polémica “Snowblind”. La cocaína como tema principal de la letra y lo que nos puede ofrecer como estimulante de nuestros sentidos, la guitarra se torna melancólica por momentos en el estribillo. Cambios desenfrenados de batería, una parte orquestada y con la frase que prevalece al final –“Tumbado al sol, ciego por la nieve”, da como consecuencia un solo estridente lleno de fuerza que termina en “face out”. “Cornucopia” sigue con tonos oscuros y alegres a la par, contrastando de nuevo, pasando por el rock&roll más divertido y llegando a guitarras pesadas al ritmo de una batería que son como un mazo golpeando el suelo.

Comenzamos la recta final con “Laguna Sunrise”, un tema instrumental que comienza con una guitarra acústica con violines de fondo que adquiere por momentos una atmósfera como si estuviéramos vislumbrando paisajes idílicos, como visitando un paraíso rodeado de mares, prados verdes y un sol radiante. Algo bastante contrario a la oscuridad que suele reinar en la mayoría de los temas que hemos escuchado hasta ahora.

“St. Vitus’ Dance” continua con la fiesta rockera, un tema breve que sirve para cambiar de tercio al apoteósico final. El doble tema final se divide en dos partes. La primera se llama “Under the Sun”, con la que tenemos el retorno de una guitarra pesada con un tempo lento que pronto adquirirá un tono heavy con Ozzy poniendo su bota encima del amplificador y cantando como si estuviera en el borde de un acantilado agitando su cabeza y como si señalara a todos aquellos que les criticaban, cantando todo en lo que ellos creen o dejan de creer, que nadie repercuta en tus creencias o lo que quieres ser o hacer. Tenemos un puente pausado y comienza la segunda parte del tema llamado “Every Day Comes and Goes” con un riff de guitarra que se repite hasta el final, desdoblamiento de guitarras y un solo de guitarra que deja bastante claro todo lo que son Black Sabbath, lo que quieren ser y que nadie va a conseguir que dejen de ser lo que son.

El espíritu del heavy metal que nació a finales de los 60s y que siempre tendremos en el corazón.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.