Built To Spill – Untethered Moon

Built To Spill

Untethered Moon

Warner Bros | Web oficial
21 de abril, 2015
Boise, Idaho, Estados Unidos
Rock Alternativo, Indie Rock, Noise

Artistas similares:
Beat Happening | Superchunk | Dinosaur Jr.

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


No tiene mucho sentido hablar de rock alternativo en pleno 2015.  Alternativo a qué. Es casi tan idiota como decir indie. En los noventa, el rock alternativo tenía sentido y era alternativo. En 1992, de la semilla de Dinosaur Jr, de los Pixies y de Pavement surgió Built To Spill, que bebían  del noise y creaban temas encadenando distorsión y guitarrazos, pero incorporando un desenfado y una inocencia a la hora de crear melodías y de construir letras que los alejaba de la oscuridad de la mayor parte de los grupos que abanderaban lo que luego se constituyó como noise-rock.

Built To Spill construyen canciones hechas a base de guitarrazo tras guitarrazo, punteos contundentes y giros afiladísimos. Además, la voz de Dough Martsch es personalísima. Sin definirse por un rasgo característico concreto, sino por la variedad de recursos sonoros que posee,  se puede comparar sola con la de J Mascis  por la inclasificabilidad que comparten. Por otro lado, el el lirismo de Built To Spill es directo. Dough Martsch no quiere palabras complicadas, y precisamente por eso sus verdades como puños impactan y son bellas.

Después de un parón de seis años, lo primero que dejan claro los de Boise en “Untethered Moon” es que les sobran recursos. En medio del eterno aluvión de indie mal reminiscente de los noventa y totalmente prescindible, y de los retornos nostálgicos de bandas geriátricas, Built To Spill vuelve con un buen álbum, completamente fiel a su paisaje sonoro, pero sin caer ni en fórmulas ni en refritos. Un disco vital, maduro y adulto, pero también agresivo y contuendente. “Untethered Moon” es un buen disco, pero, sobre todo, es un excelente disco de Built To Spill. Un trabajo que cualquiera mínimamente familiarizado con la banda va a saber identificar a la primera escucha. La fidelidad a su sonido, sin embargo, el manejo de sus propios recursos y no de otros nuevos, resta sorpresas. “Untethered Moon” es un disco bueno e inteligente, pero no es un disco innovador.

“All Our Songs”, el primer corte, va mucho más allá de ser un buen tema de rock noventero con giros guitarreros y ambientaciones. Juega con las texturas sonoras construyéndose como un puente entre el rock alternativo y la dureza de grupos como Faith No More o Screaming Trees. La letra es, salvando las distancias, el reverso cotidiano, directo y visceral de esa maravillosa “I Watched The Film The Song Remains The Same” de Sun Kil Moon que nos destrozó el alma a todos: (si tu alma aún no ha sido destrozaba, por favor, abandona todo lo que estés haciendo y ponte a ello. De nada) El músico hablando de otros músicos. La admiración y los ídolos hablando de los ídolos. Así: “ll night we listened to their second record/ It had all these songs/ Sounded like we’re in this together/ And I found a place/ Where I know I’ll always be tethered/ And I knew when I woke up/ Rock and roll will be here forever”.

“Living Zoo” es otro tiroteo de guitarrazos que empiezan con un deje levemente surfero y una melodía maravillosa de rock de skatepark, un ejercicio de virtuosismo a las cuerdas y de buenrollismo sonoro con un estribillo excelente que después se serena y deriva en una cebolla sonora de ambientaciones cortadas con riffs afilados. En “On The Way”, la  voz de Martsch flota suavemente entre una melodia diáfana y luminosa contrapuesta a unos punteos de guitarra llenos de tensiones que después se convierten en una  ametralladora maravillosa y machacona, con unos tintes levemente setenteros y una distorsión cada vez más opresiva, para dar paso a “Some Other Song”, lleno de oscuridades cambiantes, riffs de guitarra tensos, pesados y deliciosamente agónicos,  y una clara predisposición a hacernos daño. “Some Other Song” es un tema electrizante, una nana metálica, lunar y espectral, con una letra casi adolescente de tan íntima. Su dureza y su serenidad contrastan con la luz y la inocencia adulta que irradia “Never Be The Same”, la joya de la corona de “Untethered Moon”. Se abre con una melodía sencilla, tintineante y preciosa que  se incorpora  al oyente desde la primera escucha. La línea vocal suena naive, adulta y hasta un poco guarra cuando canturrea “I know you know something, everybody’s got to know”. Una felicisíma canción sobre la muerte. Una puta maravilla.

Temas como “C.R.E.B”, sin ser exactamente de relleno, resultan bastante prescindibles. “Untethered Moon” es un buen disco, pero no un disco perfecto. “Another Day”, sin ser tampoco el mejor tema del álbum,  es un tema lleno de impulso rítmico y violencia a las cuerdas, un tema que podría haberse grabado hace veinte años pero que suena a ahora gracias a unos cortes de guitarra y batería extraños y cautivadores.  “Horizont To Cliff” está llena de serenidad y distorsión. El cierre del disco viene con “So” y con la maravillosa “When I´m Blind”, una exhibición en toda la regla de la maestría de Built To Spill siendo Built To Spill.

“Untethered Moon” no es el disco del año, pero hay que escucharlo. Porque Built To Spill siempre han estado ligeramente fuera del foco, pero son un grupo excelente. Porque Martsch está en muy buena forma y sabe jugar con las expectativas del oyente. Porque “Untethered Moon” es lo mejor de estos chicos desde el maravilloso “Keep It Like a Secret”. Y, sobre todo, porque es un disco que no nos esperábamos tan bueno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies