Chet Faker – Built On Glass

cf

Chet Faker

Built On Glass

Downtown Records | Web oficial
11 de abril, 2014
Melbourne, Australia
Electrónica indie, R&B

Artistas similares:
James Blake | How To Dress Well | Flume

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube 


El australiano Chet Faker confirma que todo el interés mediático en torno a él ha sido totalmente merecido, con este brillante LP, en el que se confirma como uno de los grandes debutantes del neo-R&B y como artista inquieto, en constante exploración de nuevos sonidos.

Mucho se esperaba del debut en largo de Chet Faker después de su brillante revisión del “No Diggity” de los Blackstreet que le brindó halagos de toda la prensa musical, y de “Thinking In Textures“, su EP de 2012 (abanderado por las preciosas Terms And Conditions y Love And Feeling, rebosantes de influencias jazz por debajo de todo el barniz electrónico). Lo cierto es que no ha decepcionado para nada, con un álbum equilibrado dividido en dos mitades: la primera como una demostración de solvencia en su sonido marca de la casa y la segunda más retorcida, escrita tras la ruptura con su novia en Australia, en la que revela sus inquietudes más allá de la comodidad de lo conocido. Además, no pierde de vista en ningún momento los sonidos que le han inspirado, desde el chill out ibicenco hasta Bob Dylan, pasando por Chet Baker (su propio nombre es una especie de homenaje a la sensibilidad de este maestro del jazz, según él mismo declara).

Abre el álbum una consecución de pequeñas piezas dignas de formar parte de la banda sonora para un gran polvo romántico, perfectamente definidas por “Release Your Problems“, “Talk Is Cheap” y el pequeño inciso de “No Advice“. Para levantar el vuelo tras tanta sensualidad edulcorada, irrumpe “Melt” como la fusión perfecta entre el cantante y la dulce voz de Kilo Kish, en la que envuelven artísticamente el antiguo arte del piropo (ojo, que desde otra perspectiva podría pensarse que Faker y Kish se están diciendo una buena sarta de guarrerías, pero con toda la sutileza del mundo). Tenemos más sexualidad y arte amatorio en la magistral “Gold” y, de repente, reproches en “To Me“. Llega entonces el punto de inflexión del trabajo, con el interludio de “/” y sus instrucciones: “Esto fue la otra cara del disco. Ahora relájense aún más y sigan adelante mientras escuchan”.

Blush” suena más experimental, acercándose a un mix entre los Darkside y James Blake, y es la perfecta excusa para lanzarnos contra un tema house en medio de tanta calma (en serio), el pepinazo llamado “1998“, producido por su colega y colaborador Flume. Precisamente esta ruptura y sorpresa son lo más plácido y agradable de “Built On Glass“, cuyo espíritu sigue presente a través de la voz melancólica de Faker. “Cigarrettes & Loneliness” viene después, recuperada de su EP debut, seguida de la percusión y los saxos de “Lesson In Patience” y del colofón final, “Dead Body“, que podría sonar al Chet Faker de siempre si no fuese por ese punteo de guitarra protagonista que hasta ahora no había estado presente y por la amarga despedida narrada en la canción. La guinda perfecta para un disco imprescindible y la perfecta conclusión a la banda sonora del follet contenida en la primera parte del disco, en forma de polvo de despedida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies