Crippled Black Phoenix – (Mankind) The Crafty Ape

Qué ilusión descubrir que uno de los discos que más esperas del año sale con dos meses de adelanto según las fechas previstas. Y aún te alegra más cuando te enteras que es un disco doble lleno de temazos indiscutibles.

“(Mankind) The Crafty Ape” es el quinto álbum de Crippled Black Phoenix y probablemente, sea el mejor hasta la fecha.  Es una epopeya divididaen tres partes: A thread, The trap y The Blues of man. Con este título, ya supondréis que la temática del disco esta centrada en la humanidad y en la comparación de ésta con un mono inteligente. Pero escuchando el disco, podemos entender que no toda esperanza está perdida y que hay una especie de hilo conductor que conecta a las personas que tienen una mentalidad similar donde quiera que vayas.

La música y las letras han sido creadas para representar el mundo fuera y dentro de estas personas que comparten una misma visión dentro y fuera de la mente, pero sin tener ningún tipo de compromiso entre ellas. Esto se demuestra en una mayor madurez de sus composiciones, cargadas de arreglos y con capas y capas de sonidos que nos sorprenden cuando menos lo esperamos, explotando el grandísimo potencial de este grupo.

Como veis, es un concepto de disco con ideas que nos pueden recordar a unos Pink Floyd primerizos, donde Syd Barrett llevaba la batuta y la psicodelia inundaba cada acorde.  Con la robótica introducción de “Nothing (We are…)” nos dejan descolocados, pero no vamos a volver a centrarnos hasta pasados diez maravillosos minutos. Esa es la duración de ”The heart of every country” o lo que es lo mismo, la rencarnación de Pink Floyd en la actualidad. Y sin miedo a decir semejantes palabras, que suenan fuertes. Es simplemente una obra de arte. Estamos en enero, pero ya es candidata a canción del año. Campanas, coros, solos de guitarra con sabor a David Gilmour… Y estamos sólo en la segunda canción.

La sección rítmica del grupo toma su protagonismo a lo largo de “Get down and live with it”, que contrasta con la emocionada voz de Daisy Chapman (apuntad el nombre, avisados quedáis). Seguimos avanzando en el disco con la extraña “(In the Yonder marsh)”, pieza de rock experimental y escuchamos de nuevo ese sonido tan Pink Floyd en “A letter concerning dogheads”. La doble “The train/Poznan” es una demostración de que si quieren, son capaces de juntar en una misma canción los fundamentos del rock progresivo, convertirlo a su antojo y sentar cátedra para lo que no podría hacer ni siquiera el mismo Roger Waters.

Con la segunda parte de la obra conceptual llega la inmediatez. Dejamos de lado a Pink Floyd y abrazamos a Black Sabbath, sobretodo en temas como “Born in a hurricane”, disparando un continuo riff de bajo acompañado de unas trompetas que dan un contrapunto perfecto. Tanto “Laying traps”, con su homenaje al cine del oeste incluido, como “Release the clowns” siguen con ese cambio de sonido que se vuelve ligeramente más agresivo y directo para dar paso a la sorprendente “(What?)”.

Con el toque de blues de “A suggestion (not a very good one)” que abre el tercer capítulo no sabemos hacia donde nos lleva la parte final del disco, pero sin embargo vuelven las guitarras con ecos y reverbs, otorgándole un particular toque progresivo. Tras otro pequeño interludio viene “Operation mincemeat”, una mezcla entre acordes tristes y la esperanzadora voz femenina que nos muestra una vez mas la facilidad que tienen Crippled Black Phoenix para conseguir sentimientos enfrentados en sus composiciones. “We will never get out of this world alive” es el estertor final de esa esperanza que no quieren perder dentro de la temática del álbum y que termina con una luminosidad inusitada en contra de lo pesimista de su titulo. Y el broche final lo pone “Faced with complete failure, utter defiance is the only response”. Un nombre largo para un tema de catorce minutos que pone colofón a la rabia contenida durante todo el disco, abordando una nueva esperanza que suena mucho más colorida que la segunda parte de la historia que nos cuentan.

Destacar la perfecta ejecución del disco, desde la calidad extraordinaria de esos cambios instrumentales, pasando por los diferentes timbres y tonos. El valor que han tenido a la hora de realizar un doble disco como (Mankind) The Crafty Ape es algo digno de reconocimiento así como el hecho de haber crecido musicalmente hablando  sin haber caído en lo pretencioso, sabiendo coger lo mejor de cada uno de sus grupos favoritos y haber creado un sonido actual. Con este disco, han tocado las estrellas. Tal vez, en el siguiente, ya sean parte de ellas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.