Darkside – Psychic

DARKSIDE-PSYCHIC

Darkside

Psychic

Other People | Web oficial
4 de Octubre, 2013
Nueva York, Nueva York, EE.UU.
Electrónica, Ambient

Artistas similares:
James Blake | Arcade Fire | Mike Oldfield Rhye

8.5

Puedes escucharlo:
Spotify


Encontrar palabras para definir la sensación en la que te embarcas en el momento en el que “Psychic comienza a sonar se antoja difícil, pero creo que la que mejor lo define es “ingravidez”. Esta aventura cuasi-instrumental es toda una lección magistral sobre cómo transmitir descargas de emociones a través de místicos ecos, armonías electrónicas y repentinas guitarras. Una burbuja de intensidad para sentir.

Darkside es el proyecto colaborativo entre Nicolas Jaar, una especie de DJ/experimentador en electrónica deep, y Dave Harrington, multiinstrumentista. Es el resultado de la estrecha unión musical entre ambos, nacida de fugaces colaboraciones puntuales y del descubrimiento de que su talento por separado se complementaba para dar un giro inesperado, diametralmente distinto a sus puntos de partida. Este “Psychic” es su primer largo, después del calentamiento que supuso para ambos un primer EP, “Darkside”, y la magistral revisión que se marcaron del “Random Access Memories” de Daft Punk (que se puede disfrutar en su cuenta de SoundCloud). Como recomendación, éste es un disco que se debe descubrir a oscuras, en paz, con los cinco sentidos preparados para disfrutar esta plácida e intensa montaña rusa musical.

El disco lo abre “Golden Arrow”, once minutos de introducción al ambiente que nos proponen, que son una tentadora invitación al “lado oscuro” con el que ellos mismos se bautizan. Cuatro minutos y cuarenta y cinco segundos tarda en aparecer el beat que marca el ritmo del cuerpo del tema, un tiempo en el que las distorsiones y las armonías te van meciendo para colocarte justo en ese estado mental que se necesita para disfrutar de lo que vendrá a continuación. Aparecido el ritmo, un inquietante punteo va rompiendo poco a poco la calma, para introducir los místicos ecos que finalmente nos hacen despegar del suelo. “Golden Arrow” se apaga paulatinamente para entregarnos a “Sitra”, un inquietante interludio a base de piano distorsionado, que nos lanza flotando hacia “Heart”. Ésta arranca con una percusión tribal a modo de ritmo militar, que se rompe por la guitarra y la voz de Harrington, acompañada finalmente de armonías espaciales para el intenso latido de este corazón estelar.

Acto seguido se abre el tema más intenso del largo, esa maravilla que es “Paper Trails”. Comienza con un sensual punteo de guitarra, introduciendo los graves vocales de Jaar, que son los grandes protagonistas del tema. Una canción que destila sexualidad por los cuatro costados, marcada por un pulso electrónico creciente a medida que avanza. Darkside consiguen aquí un orgasmo próximo a los míticos solos de guitarra de los “Tubular Bells” de Mike Oldfield, que se desvanece finalmente entre gotas de lluvia. Con más percusión tribal se abren los ocho minutos de magia de “The Only Shrine I’ve Seen”, que crecen inquietantes junto con flotantes tintineos hasta desaparecer. El falsete de Harrington recoge el testigo en una repetición que se vuelve hipnótica, acompañada de guitarras, rugidos y una especie de piano, cuyos sonidos pueden romperse súbitamente en cualquier momento. Pura esquizofrenia musical.

“Freak, Go Home” es más experimentación musical, que comienza con un ritmo marcado. Éste se va fundiendo progresivamente en un zumbido de voces que perturban cada vez más la quietud anterior, que terminan desvaneciéndose entre ecos y ruidos metálicos. A continuación, “Greek Light” nos conduce a través de un claustrofóbico pasaje de campanas lunares, que explota en la guinda final del disco, “Metatron”. Ésta es una consecución de vibraciones con sabor a guitarra, con olor a tímidos punteos de cuerda, que se entregan a la locura de las voces que aparecen de la nada y a la nada que termina envolviéndolo todo en el fundido a negro final.

Este ha sido mi viaje por “Psychic”, que desde luego podría no parecerse en nada al que cada uno pueda experimentar. Pero es precisamente eso lo que quería transmitir: que experimentéis. Que escuchéis esta maravilla, que os dejéis seducir por el mensaje telepático de este par de músicos neoyorkinos. Porque cuando alguien es capaz de recoger una pequeña parte de la magia hecha música, se merece que otros nos atrevamos a adentrarnos en esta mística conexión dirigida a la mente. A la psique.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies