Dead Soft – Dead Soft

Dead Soft

Dead Soft

Kingfisher Bluez | Web oficial
26 de agosto, 2014
Vancouver, Canadá
Noise Rock, Grunge

Artistas similares:
No Age | Pixies | Weezer

5.5

Puedes escucharlo:
SpotifyDeezer | iTunes


El trío de Vancouver, compuesto por Nathaniel Epp, Keeley Rochon y Graeme McDonald, publica su nuevo álbum de estudio, “Dead Soft”. Un trabajo en el que el rock, y el contagio de su espíritu, es el principal atractivo por el que deberíamos de escuchar el buen hacer de estos canadienses.

En el homónimo “Dead Soft” podemos encontrarnos con un rock creado a base de guitarras distorsionadas, canciones sin complicaciones, sin grandilocuencia alguna. Un sonido que se mueve por el noise rock y el grunge, donde a veces los gritos de Nathaniel Epp te pillan de imprevisto.

Si de algo puede pecar “Dead Soft” es de ser un disco repetitivo. Las canciones son muy parecidas las unas y las otras, aunque si hay momentos de tranquilidad y otros en los que estos chicos se descontrolan sin previo aviso.

Dead Soft no se complican, no quieren hacerte bailar, ni tampoco buscan impresionar con infinitos cambios de ritmo a lo largo de cada canción que compone el álbum. No intentan engañar como otras bandas que recubren sus vergüenzas con artificios totalmente prescindibles. Es rock, es suciedad, es agitar la cabeza descontroladamente y secarte el sudor de las manos en los pantalones tuyos o los de la chica/o que tienes al lado después de 2 horas de concierto. Recuerdan a Weezer en diferentes partes melancólicas de los estribillos y a las composiciones sin rodeos de los Pixies.

Si hay que destacar algunos temas de “Dead Soft” esos son sin lugar a dudas “I´m Being Chased”, “Never Forever”, la preciosa “Tell Me Way” o esa fusión Nirvana– The Smashing Pumpkins, donde Nathaniel transmuta en un híbrido de Billy Corgan y kurt cobain, que podemos ver en “Waste” y “Comeback”. Sencillamente impresiosantes estos dos últimos cortes.

Nueve temas son los que componen este “Dead Soft”, con los que disfrutamos como si volviéramos a tener 15 años cuando escuchábamos por primera vez unas buenas guitarras grunge. Un disco sencillo, cargado de energía y que se hace agradable de escuchar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.