Dead Sons – The Hollers & The Hymns

Dead Sons, "The Hollers & The Hymns" (2013), album art 500px

Dead Sons

The Hollers & The Hymns

EmuBands | Web oficial
18 de febrero, 2013
Sheffield, Inglaterra, Reino Unido
Rock, Desert Rock, Stoner Rock

Artistas similares:
Arctic Monkeys | 20-20s | Milburn

9.0

Puedes escucharlo:
Spotify | iTunes


El renacer del rock de los 70´s continua de forma incesante. Guitarras cargadas de distorsión, coros hipnóticos y órganos psicodélicos vuelven al poder. Chupa de cuero, sus botas pisan el barro mientras encienden un cigarrillo. Se cuelgan la guitarra, apuntan y disparan. Esto es rock, y el rock se llama Dead Sons.

Dead sons son originarios de Sheffield y esta formado por Thomas Rowley (voz, órgano, piano, guitarras); Ryan Sellars (bajo, metalófono); Mathew Byrne (percusión, marimbas, armónica, coros, guitarras); Luke Baker (guitarras, coros, órgano, piano); Joseph Green (batería, percusión). También hay que añadir, que Thomas y Green formaban parte de Milburn, banda culpable de que Dead Sons existan. ¡Bendita culpabilidad!. El sonido de Dead Sons es una mezcla del rock con sabor añejo, garage rock ingles de los 70 y también del rock de carretera, con baterías contundentes, teclados psicodélicos y grandes solos de guitarra.

Desde que Dead Sons publicaran su primer single, era innegable que la banda tenía un gran potencial y desde entonces se esperaba con muchas ganas su primer álbum de estudio. “The Hollers & The Hymns” supera las expectativas con creces. “Ghost Train” abre el disco con un tono gamberro, guitarras cargadas de distorsión y baterías machaconas. Uno de los puntos fuertes de este trabajo son las baterías y la percusión en general, algo muy trabajado en todo el disco. Así lo podemos comprobar en el single “Shotgun Woman”, con una brillante melodía vocal y en “Bangonfullturn”, cargada de adrenalina y rabia.

“A Love As Good As Ours” y “Hangman” corroboran lo anterior, puro rock&roll contruido a base de riffs enfurecidos. “Temptation Pool” trae consigo la calma. Ritmo militar, recordando a baladas de los 70 con un toque de western. La canción que podríamos escuchar antes de un duelo. “Room 54” y “Junk Room”, no paran de subir los decibelios a un trabajo que parece no tener límites. Y llegamos a “The Quest For The Fire”, uno de los mejores temas del disco. Western puro, cargado de una gran instrumentación. “Stuck In Maze” sigue sumando temazos de rock a nuestra escucha, mientras que “The Last Man Standing At The Nine Till Noon Inn” parece la segunda parte de “The Quest For The Fire”, pero con un tono más desenfadado.

Ahora solo restan tres temas, dos de ellos son los más garajeros del álbum, con aroma de blues rock. Estas son “Black Holes Machines” y la que cierra “Hold On”. El tercero y último de los temas restantes merece mención especial, la cual es la que da nombre al disco, “The Hollers & The Hymns”. El himno de los Dead Sons suena a misticísmo y terror a la luz de la hoguera.

Puro rock cargado de psicodelia.Si no es porque unos temas tienen grandes estribillos, es porque tienen una instrumentación soberbia. Lo bueno es que hay muchas que juntan ambas cosas y es cuando comienza el espectáculo. Escupen fuego y rock. Voces sensuales que susurran o estribillos que aturden. Dead Sons se han marcado un disco sobresaliente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.