Deerhunter – Monomania

Deerhunter, Monomania, album art

Deerhunter

Monomania

4AD | Web oficial
6 de mayo, 2013
Atlanta, Georgia, Estados Unidos
RockPsicodeliaDream Pop

Artistas similares:
Atlas Sound | Spacemen 3 | Spiritualized

Puedes escucharlo:
Spotify


Qué difícil hacer una review de tu grupo preferido cuando su nuevo disco te decepciona. Siguen siendo Deerhunter, la mejor banda del planeta.

El adelanto de “Monomania”, con ese tema titular, nos hizo ser optimistas pero también dejó a la vista las claras intenciones de Bradford Cox y compañía. Esto es, un sonido mucho más garajero, sucio, sin la nitidez que destacaba en sus dos discos anteriores y que los situaba en lo más alto del top de las bandas actuales de shoegaze. Y así fue, pues todo el álbum está bañado por un sonido más casero, guarro, como en su propio debut de 2005, “Turn It Up Faggot”. Hay quien opina que el lo-fi no es sino una mera excusa para ocultar la falta de calidad en un sonido de moda, haciendo ruido, y se dice lo mismo de la distorsión… gilipolleces, sobre todo viniendo de una banda que, a día de hoy, no tiene absolutamente nada que demostrar. El cambio, por tanto, se debe a una vuelta de tuerca más de la mejor banda de indie-rock del momento, con un transgresor líder, ya sabido estrella del asunto, que está a un paso de caer en la extravagancia estúpida de esos que pierden interés. El primero de los tres conciertos del reciente Primavera Sound así lo demostró, con un atuendo ideal para llamar mucho la atención, pero con un sonido realmente fastidiado por el escenario. No fue culpa de ellos, eso sí. De hecho, Deerhunter siguen sonando a ellos mismos, maravillosos en todo lo que tocan, aunque sus nuevas canciones emocionen menos.

Y aquí es donde queríamos llegar, al tema emocional. Y es que si había algo que transportaba sus siempre geniales canciones al puto cielo era eso, el sentimiento que le echaban, la dulzura con la que bañaban sus discos en general. Aquí no, pero a medida que sumas escuchas te tienes que rendir ante tanta calidad. Ya en “Halcyon Digest” (2010) echaron algo el freno en ese sentido con respecto a “Microcastle/Weird Era Cont.” (2008 y su mejor álbum hasta la fecha), pero mantuvieron una nitidez y belleza en sus canciones que lo colocaba casi a la altura. Nos estaban allanando el terreno, por tanto, para este “Monomania”, deduciendo que ya no iban a repetir esos temas de loops imposibles o estribillos infinitos como “Agoraphobia”, “Hazel St.”, “Helicopter”, “Vox Celeste” o “Calvary Scars II”.

Siendo objetivos, y teniéndonos que conformar con lo que ahora ofrecen Deerhunter, tampoco no nos podemos quejar, pues es mucho más de lo que cualquier otra banda de su quinta es capaz de dar. Aquí está la preciosa “The Missing” haciendo de “Desire Lines”, también de Lockett Pundt (Lotus Plaza), o la irresistible “T.H.M.”. EL buen rollo que transmiten “Pensacola” y “Dream Captain” también es algo nuevo. Esa especie de balada lo-fi llamada “Nitebike” es otro acierto. Y el sonido sucio queda de maravilla en “Leather Jacket II”. Pero donde destaca el álbum por encima del resto es en ese tridente que también representan en directo de forma ordenada: “Sleepwalking”, la mejor y que más recuerda a esos años atrás; “Back To Middle”, con su tufo a rock setentero; y “Monomania”, el desfasado temazo.

En definitiva: amor infinito a esta banda que, aun firmando su tercer mejor disco (empatado con “Cryptograms” de 2007), son tan buenos que continúan siendo el –segundo- mejor disco del mes y uno de los del año… hagan lo que hagan.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.