Dreamscape – La-Di-Da Recordings

Dreamscape

La-Di-Da Recordings

Kranky | Web oficial
21 de agosto, 2012
Bristol, Reino Unido
Dream-pop, Indie-rock, Shoegaze

Artistas similares:
My Bloody Valentine | Lush | Cocteau Twins

9.0

Puedes escucharlo:
Spotify


El trío de Bristol formado por Scott Purnell, Jamie Gingell (ambos en Secret Shine) y la vocalista Rebecca Rawlings por fin editan el prometido “La-Di-Da Recordings”, un proyecto que se lleva gestando desde 1993.

La historia es la siguiente: los dos miembros varones aparcaron el proyecto Dreamscape tras un par de EPs que nunca editaron y que, juntos en un solo disco, por fin tenemos entre nosotros. Por problemas con su sello se dedicaron a su otra banda pero, ya agotado el viaje, y escuchando esas súplicas de los amantes del dream-pop de los ’90, han decidido volver a la aventura. Ahora que bandas de la talla de My Bloody Valentine se han juntado para giras, reediciones (aquí estamos) e incluso grabar nuevo material, era el momento perfecto para abrir el baúl de los recuerdos.

Nueve canciones como nueve soles forman el álbum compuesto íntegro hace dos décadas pero puesto a punto con la tecnología actual. Así, podemos escuchar con la nitidez y pureza unas canciones que bien merecían una edición de lujo como esta. “Soft Fists”, por ejemplo, es un derroche de capas de ensoñador shoegaze que empequeñece al más duro de los reacios. Pero el disco comienza de forma inmejorable, con la tremenda “Separate Sense” y sus marcadas referencias ochenteras de la época, a medio camino entre la rama de Cocteau Twins y la de The Jesus And Mary Chain. De ahí nacieron bandas como esta, como Spiritualized, o como los más etéreos Mercury Rev, con quien comparten parte del discurso emocional. “Greater Than God” lleva el nombre de uno de esos EPs nunca editados, la joya de una colección de cuatro canciones que hubiese sido single en su época, pero como el mismo paso del tiempo es caprichoso, para todo, hoy no lo sería ni por asomo. Aun así es un temazo a la altura de lo que viene a continuación: “Finally Through”, una canción por la que cualquier banda de rock con la etiqueta de retro pegada al culo se partiría la cara. Una batería que suena a necesitada, un bajo a la antigua usanza y una guitarra que simplemente ayuda con una melodía a la voz de Rebecca en estado de gracia.

Para la segunda mitad, lo que correspondería a “Cradle”, el otro EP, tenemos la homónima canción, una pieza de melodía flotante entre el barullo, muy en la línea de las baladas de los padres del género, la banda de Kevin Shields. Antes suena “So Far From Belief”, otro tema que, tras el nacimiento de grupos como Beach House, se repiten por todas las esquinas, como “Nine Times To Die”, de mucho más regustillo pop y que da paso a “Dreamsleep Eternal”, la siempre recurrida canción larga de mucha tensión y capas mutantes. Recuerda a Julee Cruise (b.s.o. de Twin Peaks”) por el sintetizador, pero se alarga de forma más que merecida.

Si los ocho cortes mencionados son buenos, “No More But Thought”, el último, es el auténtico y verdadero desfase. La perfección hecha canción. Una joya a la altura de otra, “Soon”, que también ponía el broche de oro a ese otro atemporal disco. Con suerte, Dreamscape tienen el mínimo éxito que los impulse a grabar material nuevo y no tengamos que esperar veinte años por él. Ahora que sabemos lo buenos que eran (son), nos lo merecemos. Saldríamos ganando todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies