Dutch Uncles – O Shudder

Dutch Uncles

O Shudder

Memphis Industries | Web oficial
23 de febrero, 2014
Manchester, Reino Unido
New-Wave, Synth-Pop, Indie

Artistas similares:
Field Music | Hot Chip | The Wild Beasts

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify


El nuevo disco de Dutch Uncles es muy inglés: elegante y serio a la vez que interesante y divertido. En “O Shudder” nos encontramos con una producción efectista, sonidos limpios, sintetizadores entrelazados con loops de guitarra, bajos sincopados de inspiración disco-funk, tonalidades expresionistas y una andrógina voz de barítono.

Como The Durutti Column, Simply Red, The Smiths o más recientemente Everything Everything, Dutch Uncles salen de la escena de Manchester. Su propuesta es un pop ecléctico, arriesgado y cerebral, algo que algunos han denominado “math-pop” o “left-field pop”. Con la habitual seriedad y profesionalidad inglesa, el quinteto cita para este cuatro álbum influencias tan diversas como Igor StravinskyIan Dury, Kate Bush o The Blue Nile. Se establecen claras similitudes con grupos contemporáneos (Field Music, Haim), pero este álbum es obviamente heredero de la música británica de los años 80 (David Bowie, Peter Gabriel, Talk Talk, Roxy Music, Duran Duran, Eurythmics, XTC, Tears for Fears, Spandau Ballet, Ultravox, etc).

Líricamente, “Oh Shudder” trata desde una perspectiva intelectual sobre la crisis vital al acercarse a la treintena y otros temas del mundo adulto actual: la sexualidad, la paternidad, el divorcio, las enfermedades, la complejidad de relaciones humanas, el terrorismo, las redes sociales, las entrevistas de trabajo… compuestas principalmente por el bajista de la banda, Robin Richards, las 11 canciones se van construyendo poco a poco, añadiendo más y más motivos sin llegar a ser repetitivas. La curiosa voz de Duncan Wallis recuerda por su expresividad y dinámica a Tori Amos y por su timbre a Alexis Taylor de Hot Chip. Tiene momentos muy acertados, sin embargo es posible que esté demasiado presente, sobre todo en algunas largas estrofas, donde el cantante quizás tiene excesivo protagonismo. En ciertos casos resulta artificiosa debido al estilo recitativo, los afectados monólogos, el tímido falsetto, los puntuales vibratos y las poco convencionales y saltarinas melodías (presentes en “Decided Knowledge“, “In n Out“, “Be Right Back“).

Es destacable la acertada “Upsilon“, con su bailable y pegadizo estribillo con coros, que da paso a un final con alteraciones armónicas propias de Debussy. Al comienzo de “Drips” aparecen unas notas de oboe desacompasadas, muy al estilo de las composiciones de Steve Reich, Phillip Glass o Michael Nyman. También sobresalientes son los arreglos, teclados, síncopas y cambios de groove en “I Should Have Read“, la íntima instrumentación de “Given Thing“, el pop electrónico de “Accelerate” o la brillante y pausada “Tidal Weight“, cuya producción recuerda a algunas canciones recientes de Björk.

Casi 7 años después de su debut y tras acompañar a la banda americana Paramore durante su gira europea en 2013 (decisión para mí gusto bastante sorprendente que posiblemente la propia banda tampoco acaba de creerse, a pesar del buen número de nuevos fans que han debido de ganar), la carrera de Dutch Uncles sigue siendo incierta. Aunque su sonido es cada vez más claro y directo, el quinteto se mueve aún en un territorio resbaladizo, poco comercial debido a su complejidad musical, pero tampoco puramente indie en su actitud y forma. Por cierto, para quien no lo sepa (hasta hace poco me incluía), un “Dutch Uncle” es una persona que te da consejos firmes y estrictos pero benévolos, por tu propio bien.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies