DZ Deathrays – Black Rat

DZ Deathrays

Black Rat

Infectius Music | Web oficial
18 de agosto, 2014
Brisbane, Queensland, Australia
Rock, Garage Rock

Artistas similares:
Bass Drum Of Death | DFA 1979 | PABH

8.5

Puedes escucharlo:
Spotify


En Australia no solo hay canguros, desierto y playas, eso es algo que hace mucho tiempo descubrimos. Un bonito país del que salen grandes bandas de todo tipo de géneros. DZ Deathrays regresan con su segundo álbum de estudio para descargar energía y hacernos bailar a base de guitarrazos.

“Bloodstreams” fue el primer larga duración con el que ya se hicieron escuchar y ahora “Black Rat” es con el que consolidan su sonido. Una curiosa mezcla de garage rock, guitarras que suenan a trash metal, melodías muy poperas y unos ritmos que incitan a bailar. ¿Trash-punk-dance? Catarata de etiquetas musicales, que aburrimiento. DZ Deathrays son únicos y punto. “Black Rat”, un álbum de lo más variado, en el que es difícil sentir monotonía mientras lo escuchamos. Y hay que mencionar que uno de sus puntos fuertes son la cantidad de melodías pegadizas que podemos encontrar, sobre todo en sus estribillos.

Ya podemos estar escuchando la frenética y rockera “Gina Works At Hearts” (que me recuerda una barbaridad a los Death From Above 1979) a pasar sin dilación a movernos incontrolablemente con “Reflective Skull”. Gritos y baile con envoltorio guitarrero y pop de lo más sucio. Por otro lado está “Fixations” junto con la que cierra el disco “Night Slave”, que siguen a rebufo a la calavera reflectante, con un estribillo muy del post-punk revival que disfrutamos en la década pasada como White Rose Movement o “She Wants Revenge”. Destacan también las tranquilas “Keep My Self On Edge” y “Northern Lights”, que nos inyectan una buena dosis de melancolía. Y el pop rock y macarrismo prosiguen en “Ocean Exploder”, así como en el resto de canciones que componen el LP.

“Black Rat” es sinónimo de pop, rock, desenfreno y mezclar sin temor alguno matices de los más dispares y en un principio opuestos, que encajan sorprendentemente bien. Pero hay que decir que la culpa de ello es el buen hacer de estos chicos australianos. Un disco redondo, variado y muy divertido de escuchar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies