Fenech-Soler – Rituals

Fenech-Soler Rituals

Fenech-Soler

Rituals

Web oficial
30 de Septiembre, 2013
Kings Cliff, Inglaterra, Reino Unido
Indie pop, electro pop

Artistas similares:
Friendly Fires | Passion Pit | Chvrches

6.0

Puedes escucharlo:
Spotify Youtube 


Armonías dulces y ligeras con corazón británico. Ritmos pegadizos, de inspiración electrónica, pero que trascienden mucho más allá de las pinceladas energéticas que destacan en la primera escucha. Injustamente infravalorados, Fenech-Soler han venido a pelear para quedarse, y con éste su segundo disco hacen grandes méritos para conseguirlo.

Allá por 2010 comienza la andadura de estos cuatro chicos de un minúsculo pueblo del interior de Inglaterra, prácticamente salidos de la nada. Apuntan maneras con su disco debut homónimo, discreto y correcto, en donde definen sus líneas maestras, si bien les faltaba el gancho de una producción más profunda y meditada, o directamente tirarse a la piscina electrónica sin complejos. Se nota un marcado salto en madurez en este “Rituals”, no sabemos si por las tablas de la experiencia o por el revulsivo que supuso en el grupo el trance que Ben Duffy, uno de los fundadores del mismo, atravesó al ser diagnosticado de cáncer en 2011. Por suerte, tanto él como el espíritu de la banda resurgieron fortalecidos tras su recuperación, afrontando posteriormente una intensa gira en 2011 y la producción de este trabajo en 2012. Y lo que nos alegramos.

Sin perder en ningún momento de vista la electrónica, en donde se mueven como pez en el agua, Fenech-Soler nos invitan a viajar en una experiencia que comienza intensa, que nos agita y estimula durante la travesía musical, que nos pausa sutilmente para tomar aire en algunos momentos, y que nos deja marchar en una nocturna y extraña quietud. Abre el disco “Youth”, in crescendo, electrónica y delicada como su intensa letra, dando paso a la gran joya de este disco. Ésta es sin duda “All I Know”, el que fuera single anticipo del álbum (publicado hace casi un año), que nos hace bailar de forma magistral mientras narra una frágil historia de amor de verano, que se escapa entre los dedos ante la impotencia de quien la retiene. Con un subidón de energía caleidoscópica, plagado de sintetizadores, termina en todo lo alto, poniendo el listón muy arriba al resto de producciones del álbum.

“In Our Blood” se empapa a continuación del mismo aroma que impregna muchas otras partes del disco, para poner banda sonora a esas tristes noches de fiesta que no queremos que acaben, en las que preferimos ahogarnos entre el bullicio de una discoteca que volver a casa a enfrentar la realidad. “Last Forever” toma el testigo (tras la breve introducción que supone el interludio “Ritual I”), en la que dan la vuelta al anterior espíritu y hablan de huir con un amor fugaz, transmitiendo una gran sensibilidad a través de interesantes acordes distorsionados. La electrónica entra de lleno después con “Somebody”, donde los bajos cobran tanta relevancia como en los temas más interesantes de su primer largo, cobijados por dulces arpas para el puente central y por una comedida explosión electrónica en el tramo final.

Rituals también quiere demostrar en algunos momentos que el grupo es perfectamente capaz de emocionar, siendo “Fading” el mejor ejemplo de ello. Un medio tiempo épico, de constantes referencias a la naturaleza, que se va abriendo paso como una balsa que flota entre plácidas aguas y que va disipando densa niebla a medida que avanza, siguiendo al Sol como una estrella que se apaga (como ellos mismos cantan). Volvemos a recobrar la energía con “Magnetic”, pero sin dejar atrás toda la simbología y la intensidad de las letras, que vuelven a estar cargadas de noches magnéticas que se apagan y encienden intermitentemente hasta explotar. Ya en la parte final del disco, Fenech-Soler nos dejan relajarnos finalmente, proceso que comienza con “Maiyu”. El tema quiere ser una transición a la conclusión épica que nos tienen preparada para cerrar el disco, pero que, en mi humilde opinión, queda desmerecida por los inmensos 7+1 temas previos. “Two Cities” recoge esta intensidad contenida, barnizada de nuevo por los sonidos que el grupo ideó para este largo, que se ve interrumpida por el segundo interludio del disco (“Rituals II”, que quiere ser la versión comedida e instrumental de “All I Know”, que nos deja envueltos en una sugerente brisa invernal). Finalmente, cierra el álbum “Glow”, que sí que es cierto que transmite más intensidad que los dos temas precedentes, pero deja una agridulce sensación de desganada continuidad porque, aunque hable de brillar y destellar, brilla bastante menos que muchos de los temas previos.

Como conclusión cabe decir que Fenech-Soler han sabido dar un importantísimo salto cualitativo en este segundo trabajo, que contiene siete grandísimos himnos, en los que demuestran que la sensibilidad y la electrónica más energética pueden darse la mano perfectamente si se dispone del talento suficiente. Lástima esa “conclusión inconclusa” para la parte final del mismo, porque realmente tenemos entre nuestras manos a una de las propuestas más interesantes salidas del mundo electro pop en los últimos meses, que quedaría redonda con un broche a su altura. De todas formas, personalmente, espero ansioso el ver cómo explotan en el futuro esta dirección electro-mística que han tomado que, con un poco de suerte, en un par de años podría deleitarnos con una joya de las que marcan un antes y un después. Estaremos pendientes…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.