First Aid Kit – Stay Gold

fak

First Aid Kit

Stay Gold

Columbia Records | Web oficial
10 de junio, 2014
Estocolmo, Suecia
Folk

Artistas similares:
Laura Marling | Fleet Foxes | Norah Jones

6.5

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube


Uno de esos misterios inexplicables: cómo es posible que dos mocosas de Estocolmo lo claven en el country folk como si fuesen de Arizona de toda la vida. First Aid Kit lo han vuelto a hacer en su tercer disco.

El combo de las hermanas Johanna y Klara Söderberg vuelve a ser una infalible y dulce combinación con aroma a campo. Después de hipnotizar a medio mundo desde que comenzasen a tocar juntas con 14 y 17 años allá por 2008, y después de encandilar a gente como Conor Oberst (en cuyo último disco colaboran en los coros de hasta 6 canciones) o Jack White, han vuelto en 2014 para volver a hacer lo que dominan: cantarle plácidamente al mundo.

“Stay Gold” tenía la dura tarea de superar el alto listón que habían dejado con The Lion’s Roar y sus “Emmylou” o “Wolf” en 2012 y podemos decir que, al menos, le han buscado un digno heredero. El single de presentación y de apertura del disco, “My Silver Lining“, es una de las canciones que va a marcar el 2014 sin duda: una historia magistral de búsqueda del camino de la vida, de sus cosas buenas, a base de esfuerzo, absolutamente mágica y emocionante en la forma y en el fondo. En esta misma línea nos siguen contando sus historias de fingidos amores perfectos (“Master Pretender“), de esperanzas truncadas (“Stay Gold“), de nostalgia del pasado (“Cedar Lane“), de relaciones que quieren seguir a flote (“Shattered & Hollow“), de abandonos (“The Bell”), de fantasías de huida en momentos sin esperanza (“Waitress Song“), de amores que se deshacen (“Fleeting One“), de tipos mentirosos (“Heaven Knows“) y hasta de tristes reproches (“A Long Time Ago“).

Stay Gold” es la compañía perfecta para una tarde tranquila lejos de la ciudad, la excusa para escapar a un lugar muy lejano y tranquilo. Intercala grandiosos medios tiempos descaradamente folk, tanto en su sonido como en su temática, con momentos álgidos country más animados (como “Heaven Knows“) y baladas amargas (“The Bell“, “A Long Time Ago“). Un paseo nostálgico por graneros, sonidos lejanos, sombreros de paja y la paz de una tranquila tarde de verano.