Foals – Holy Fire

Foals

Holy Fire

Warner Bros Records | Web oficial
11 de febrero, 2013
Oxford, Inglaterra, Reino Unido
Rock, Indie, Math-rock

Artistas similares:
The Vaccines | The Maccabees | Battles

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube | Soundcloud


Seamos claros, si hay un grupo británico que bien merece el trono del indie-rock de las islas anglosajonas son Foals, abanderando su math-rock desde sus comienzos. Lo han intentado The Vaccines, The Maccabees, The Drums… Sin embargo, el sello que imprimió Foals a su música con su debut fue infeccioso, y ya no tenemos antídoto para el mismo.

Después de aquel espectacular debut del año 2008, “Antidotes”, llegó el segundo trabajo de los de Oxford, “Total Live Forever”. Arriesgaron aquí, puliendo su sonido y apostando por canciones no tan directas como “Cassius o “Balloons”, creando atmósferas que dejaron un poso emocional en  muchos de nosotros. Con canciones sublimes como “Spanish Sahara”, Foals ampliaron horizontes, mostrándonos su faceta más intimista. Dejaron atrás la agresividad del debut y buscaron una fórmula que les permitiese avanzar en su carrera musical.

Es ahora cuando a mi parecer Foals lo tenían más difícil. ¿Qué hacer cuando ya has demostrado tu talento con un gran debut y lo has reafirmado con más alternativas en el segundo? Todo parecía indicar que los británicos o bien se transformaban en otra cosa o caerían en la redundancia de su math-rock a la sombra del enorme “Antidotes”. Pero entonces nos lanzaron la tremenda “Inhaler” para despejar toda duda y dejarnos bien claro que quieren llegar más alto que nadie. Foals quieren pasar de telonear en estadios a reventarlos por sí solos. No se han reinventado en este “Holy Fire”, pero su música cabalga ahora más fuerte que nunca, como los majestuosos caballos del artcover a la orilla del mar, alejados ya de ese mundo subacuático que mostraba la portada de su segundo disco.

Los inicios del disco corresponden al tema “Prelude”, canción introductoria que in crescendo va añadiendo guitarras, punteos y voces para acabar en una explosiva mezcla de sonidos, ahora sí con la voz de Yannis de fondo. Sin duda alguna pensada para comenzar los conciertos. El tema ya mencionado arriba, “Inhaler”, es posiblemente uno de los que más se aleja de toda la discografía de Foals. No hay nada tan heavy que se haya podido escuchar de los de Oxford, y lo cierto es que no salen nada mal parados del experimento. El single oficial de “Holy Fire” puede ser una bomba en directo con esas guitarras abrasivas y Yannis sembrado con sus registros vocales.

Ahora sí, vuelve la esencia de “Antidotes” en “My Number”. Son esas melodías tan pegadizas que quieres volver a escuchar una y otra vez las responsables de convertir la canción en la perfecta candidata a remixes varios (de hecho ya tenemos el de Totally Enormous Extinct Dinosaurs). Funk bailable a más no poder y una rebelde letra hacen de la misma un hit difícilmente resistible.

Ya en “Bad Habit” comienzan a apreciarse ese tono más triste, melancólico, aunque el final lo tapa con el más puro math-rock made in Foals. “Everytime” sigue en la misma senda, añadiendo ahora algunos sintetizadores para dar más fuerza si cabe a la canción. Son estos dos temas los que más desapercibidos pasarán pero no quita para nada que sean grandes canciones y no bajan el listón del disco.

Bajamos las revoluciones en “Late Night”, punto de inflexión del disco y viaje al pasado para sacar a flote el intimismo de “Total Life Forever”. La voz de Yannis se convierte en clara protagonista de este medio tiempo que saca a la luz los miedos de la banda y que hacen desgarrar la voz del cantante en algunos compases. Intensa es poco. “Out Of The Woods” recoge las armonías más bonitas del disco, con ritmos tribales que dan luminosidad al disco y supone un interesante viaje de sensaciones sonoras.

Mención especial para la intesa “Milk & Black Spiders”, que aglutina la esencia de los Foals de “Antidotes” y “Total Live Forever”. La canción asciende hasta alcanzar dimensiones épicas como ya lo hacía “Spanish Sahara”, apoyada en un punteo insistente. Vuelve la agresividad de los primeros Foals en la salvaje “Providence”, con Yannis alzando el tono y gritándonos “I’m an animal, just like you”.  Todo un bucle de guitarrazos potentes y toques electrónicos.

En la recta final del disco se aglutinan los temas más sentimentales. En “Stepson” una marcada percusión recorre los versos cantados con el Yannis más retraído de todo “Holy Fire”. Para finalizar, la preciosa “Moon” crea la atmósfera ideal para sumergirnos en la canción más intimista del disco. Una delicia de canción que con gran acierto es elegida para cerrar el tercer disco de Foals.

Foals quieren ser grandes y con este “Holy Fire” han dado un gran paso. Han desafiado a sus fieles seguidores con “Inhaler”, se han vuelto a meter en el bolsillo a los melancólicos amantes de “Total Live Forever” y la esencia de “Antidotes” sigue presente en cada tema. Tres discos recogen la carrera de la banda británica, y todos suenan a lo que les hizo grandes. Creemos que la obra maestra de Foals está por venir, pero su último disco los alza un peldaño más a base de grandes canciones que se nos quedan grabadas a fuego (sagrado).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.