Foals – What Went Down

Foals

What Went Down

Transgressive – Warner Bros. | Web oficial
28 de agosto, 2015
Oxford, Reino Unido
Math Rock, Rock Experimental, Rock Alternativo

Artistas similares:
Bloc Party | Metronomy | Battles

6.5

Puedes escucharlo:
Spotify


Cada disco nuevo de Foals es un paso hacia el éxito. “What Went Down” es su cuarto álbum y con unos años de experiencia a la espalda y sin renunciar del todo a aquel math-rock que les encumbró con “Antidotes”, la banda de Yannis Philippakis exprime toda su esencia en esta nueva entrega de estudio.

El grupo deja claras sus intenciones con la primera frase que escuchamos al pulsar el play: “enterré mi corazón en un agujero en el suelo”. No es un disco pasional, lo que nuestros oídos van a degustar es todo lo contrario. “What Went Down” es el tema que abre el disco y suena rabioso, potente, con un estribillo que te escupe a la cara. No esperábamos encontrar a unos Foals tan rockeros, tan crudos y desgarrados, aunque fiándonos de “Inhaler”, algo así estaba por venir. Sin embargo, sin renunciar a esos pasajes ambientales y calmados, “Mountain At My Gates” se desliza sobre unos ritmos más bailables, cercanos a un funk moderno que termina explotando en un duelo entre la voz y la música. Con “Birch Tree” sigue esa línea disco-funk de finales de los 70 con unos bajos muy marcados y estribillo de los de lucecitas de colores en una noche de alcohol.

Dejándose llevar de nuevo por esa faceta más ambiental y paisajística, “Give It All” nos conduce con calma a lo largo de un viaje melódico con la compañía de una batería marcial que da paso a la curiosa “Albatross”, a medio camino entre los ritmos latinos y las voces oscuras del darkwave ochentero. Pero pronto un nuevo cambio de registro con “Snake Oil”, volviendo a recrudecer su sonido, acumulando riffs y punteos en un sonido bastante guarro pero de alto calibre musical. Y es que Foals son muy buenos músicos, como demuestran en la tropical “Night Swimmers”, pensada para un atardecer playero interminable.

La preciosa “London Thunder” sólo suma elogios a cada escucha y recuerda a esa genial composición de su segundo trabajo llamada “Spanish Sahara”. Un medio tiempo que cuida hasta el último detalle y tras el que viene “Lonely Hunter”, que suena a “Holy Fire” por todos lados y no sorprende si nos dijeran que fue un descarte de las sesiones de grabación del mismo. Para cerrar el disco, “A Knife In The Ocean” es todo un acierto. Es el giro definitivo de Foals, donde por fin admiten sentirse cómodos en la creación de grandes espacios musicales, descriptivos y por momentos cercanos en sus desarrollos al post-rock.

Así y tras todo esto, la banda de Oxford ha conseguido subir un peldaño más en su carrera, afianzando su sonido en estudio y siendo capaces de traspasarlo al directo en gran número de festivales. El relevo para las bandas de estadio viene empujando fuerte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.