Foxygen – Hang

Foxygen

Hang

Jagjaguwar | Web oficial

20 enero, 2017
San Francisco, California, Estados Unidos
Pop, Neo-PsicodeliaGlam

Puedes escucharlo:
Spotify | iTunes | GooglePlay


La trayectoria del dúo de San Francisco está marcada por un aparente caos en el que les encanta camuflarse pero que, nada más lejos de la realidad, es todo postureo. Todo ese anarquismo sonoro al que se someten y que hace pensar en disoluciones, cambios de registro y desorden en general está estudiado al milímetro.

Sam France, de hecho, es la viva imagen de eso que quieren aparentar, con un histrionismo fuera de lo común, y donde los lleva a presumir de un directo que, a decir verdad, deja mucho que desear. Imagen aparte, su nuevo álbum, “Hang”, supone un (otro) cambio de registro importante en su aún breve carrera. Al defenestrado, e injustamente infravalorado, “… And Star Power” (2014) se le acusó de extravagante, sobrado y excesivo. Aquello era un intento de grandilocuencia, algo desmedida pero con mucho acierto, de una banda que jugó a ser la mejor del planeta. Tenía una mitad aceptable por la crítica y continuista con su anterior y también enorme “We Are The 21st Century Ambassadors Of Peace & Magic” (2013); la otra, pues era un doble LP, era la locura psicodélica más retro aparecida en lo que va de década. Una valiente incursión en un estilo que dejaba en pañales a, por ejemplo, los últimos intentos de una banda que no levanta cabeza como The Flaming Lips.

La última canción de aquel disco anterior se titulaba “Hang”, y no sabemos hasta qué punto supone un relevo generacional para con este nuevo lanzamiento, ya no me fío, viniendo de estos “despistadores” profesionales. El caso es que, intencionado o no, este álbum parece un tributo al artista más grande que jamás dio el pop y que nos dejó hace poco más de un año. Casualidad o premeditación, David Bowie está presente en el pensamiento de todo aquel que escucha este notable “Hang”. La orquestación con la que han enriquecido cada uno de los cortes, las estructuras no convencionales con las que el Duque Blanco dotaba sus canciones, el argumento inusual de muchas de ellas… son muchos indicativos los que hacen pensar en un elegante y romántico homenaje. Y ya hilando fino, pues pues la trayectoria de Bowie abarca cinco décadas (que se dice pronto), podríamos encasillar este álbum en, para mi gusto, la mejor de las épocas del británico, la que comprende los primeros ’70, es decir, “The Man Who Sold The World” (1970), “Hunky Dory” (1971), “Ziggy Stardust” (1972) y “Aladdin Sane” (1973). Claro, ahora ver estos cuatro títulos escritos empequeñece la obra de cualquier artista conocido, pero yo me sentiría orgulloso si reconocieran que mi trabajo intenta parecerse a alguno de esos álbumes. El resultado, aun a años luz, es más que digno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies