Frank Ocean – Channel ORANGE

Frank Ocean

Channel ORANGE

Def Jam | Web oficial
17 de julio, 2012
Long Beach, California, Estados Unidos
R&B, Soul, Hip hop

Artistas similares:
Beyoncé | Kanye West | Stevie Wonder

Puedes escucharlo:
Spotify 


Venga, vale, el primer disco de Frank Ocean, “Nostalgia ULTRA” (2011) no cuenta como tal, sino como un puñado gratuito de mixtapes y virguerías varias. Ya nos podíamos hacer una idea del talento de este miembro de Odd Future y colaborador de otros grandes artistas (Jay-ZTyler The Creator, Kanye West, Beyoncé…), pero nunca pudimos imaginarnos hasta dónde llegaría con este verdadero debut. Sin samples ni complicaciones discográficas, este original “Channel ORANGE” es justo lo que estábamos esperando: el disco del verano.

Desmarcándose precisamente de su propia banda y sello (Def Jam), tan modernos y transgresores ellos, el bueno de Ocean nos presenta un disco de corte mucho más clásico, con una variedad insultante en estilos pero manteniendo el tipo en cada uno de ellos. Así, no es difícil compararlo a veces con artistas tan dispares dentro de la música negra como Drake, R Kelly, Curren$y, Marvin Gaye, Kanye West, 2Pac, The Weeknd o Stevie Wonder (el parecido en “Sweet Life” está fuera de toda duda). Salvo en contadas ocasiones, donde se hace uso de sintetizadores y bases más raperas, el disco chorrea R&B en todas las direcciones. Pero es que con esa extraordinaria voz, no es de extrañar que acabe haciendo puro soul.

Más allá de los estilos, aquí lo que cuenta son las canciones, y de esto va sobrado, puesto que sin contar interludios y transiciones, son todas potenciales singles. Todas. Desde “Thinking Bout You”, donde el soul con falsete pone cachondo al más pintado, hasta “Forrest Gump”, en la que, con sutiles referencias (nunca cayendo en lo evidente, el chico tiene clase) agradece a ese desacomplejado niño que le enseñase a correr sin necesidad de ayuda. Di que sí, Frank, tú sin miedo. Por el camino habremos caído en sus encantos con “Sierra Leone” y esa 100% Stevie (“Sweet Life”), con el pop negro más old-school en “Lost” y “Monks” o con esa otra joya titulada “Bad Religion”. Además, y como no podía ser de otra forma, hay colaboradores, aunque muy pocos: Andre 3000 (Outkast) rapea en “Pink Matter” contrastando con el vozarrón y Earl Sweatshirt (colega de Odd Future) hace exactamente lo mismo en “Super Rich Kids”. La otra canción de base rapera, “Crack Rock”, al más puro estilo Kanye (pero mucho mejor cantada), es la que da paso a la joya de la corona (de África). Si “Pyramids” estuviese dividida en tres tracks, optarían las tres a canción del año. Define en un solo corte exactamente lo que supone este álbum: estilos muy diferenciados que parece dominar a la perfección e impregnados de sutiles detalles (desde el romanticismo más apasionado a la vulgaridad menos racional). Es como una película con final agridulce, donde la introducción narrativa (sencillamente acojonante) da paso a unos inevitables hechos que acaban, y gracias a John Mayer, en lo que nos queramos imaginar.

Frank Ocean acaba de inaugurar su propio reinado. Y va tan sobrado que parece que pueda hacer lo que le salga de los huevos. No será el disco del año (por poco) pero sí el más variado. A sus pies.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies