Glass Animals – Zaba

ga

Glass Animals

Zaba

Wolf Tone | Web oficial
9 de junio, 2014
Oxford, Reino Unido
Indie Pop, Trip-Hop

Artistas similares:
Alt-J | SOHN | Chet Faker

7.5

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube


Un viaje de ecos tropicales, misticismo, inspiraciones tribales y densas melodías. Estos recién llegados, en plena experimentación creativa, han dado como fruto un vórtice de matices difícil de interpretar pero fácil de disfrutar.

Glass Animals son cuatro chicos de raíces sencillas, que han crecido y madurado en lo personal y en lo musical en su Oxford natal. Con un batiburrillo considerable de referencias, desde la faceta hiphopera de Wu-Tang Clan a la electrónica de Four Tet, pasando por el jazz clásico o el R&B de Drake, han parido este “ZABA“. Con un mensaje digno de psicoanalizar, Glass Animals juegan con sus voces para presentar unas melodías densas, con muchísimas texturas y un mensaje críptico, como un niño que juega a despistar a los mayores.

Abre el disco “Flip“, como la invitación perfecta a penetrar en las espesas aguas de “ZABA“, con sus susurros, su percusión tribal y esas presencias animales que parecen envolverles. Con el mismo esquema pero unos tímidos punteos de guitarra nos ofrecen “Black Mambo“, para después dar paso a las líquidas metáforas de “Pools“, junto con sus xilófonos amazónicos. “Gooey” aparece después, como el tímido hit para una banda de complexión tímida, con más de ese R&B que nos hipnotiza entre curiosos desvaríos infantiles. Con “Walla Walla” nos podemos imaginar una tribu en sus bailes rituales, que se rompen súbitamente con ese interludio a lo Alt-J que es “Intruxx” (para que quede constancia una vez más de lo mucho que les gustan las palabras sin sentido). “Hazey” recupera los ritmos más trip-hop, evocando a la neblina de su título y a la reconciliación tratada en su letra, para volver a confundirnos con “Toes” o con “Wyrd” (invito a cualquiera a tratar de descifrar una estrofa de esta o de cualquier otra canción). Recuperan a continuación la más jazzy “Cocoa Hooves” de su primer EP, de 2012, para finalmente cerrar el disco… pues con otra bizarrada más, “JNDR“, siguiendo en esa línea tropicaloide, abstracta, que bien podría ser una especie de canto moderno a los dioses, una paja mental en toda regla o un simple trabalenguas en clave. De estos chicos quién sabe.

En resumen, “ZABA” es una experiencia placentera, agradable, llena de matices musicales muy, pero que muy intrigantes. Lástima que no hayan querido recoger en él algunas de sus muchas perlas publicadas previamente a este LP, como “Psylla” o ese fantástico y descarado viraje al hip hop de “Woozy“. No obstante, ojo con estos chicos, porque han llegado haciendo muy poco ruido pero su despegue ya ha comenzado. Son los firmes candidatos a ser los Alt-J de 2014.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.