Godspeed You! Black Emperor – Allelujah! Don’t Bend! Ascend!

Godspeed You! Black Emperor

Hallelujah! Don’t Bend! Ascend!

Constellation Records | Web oficial
1 de octubre, 2012
Montreal, Quebec, Canadá
Post-rock, Drone, Épica

Artistas similares:
Mogwai | Explosions In The Sky | Mono

8.5

Puedes escucharlo:
Spotify | iTunes | Youtube


Aún recuerdo cuando leí en Rockdelux la etiqueta con la que definieron el segundo disco de los canadienses Godspeed You! Black Emperor y con el que los conocí. A aquel celebrado doble disco, “Lift Your Skinny Fists Like Antennas To Heaven” (2000), lo calificaron como post-rock-epic-ambient y se quedaron tan anchos. Si dentro del subgénero post del rock, nos metemos a matizar, ambiente épico es quedarse muy corto, pero sí consiguieron llamar la atención de ingenuos como yo, que aún inocentes en ese creciente campo modal llevábamos el “Young Team” (1997) de Mogwai por bandera. El post-rock podía dar mucho más de sí, y GY!BE lo iba a demostrar.

El problema es que tras la quema por agotamiento de aquél y del también impresionante debut, “F#A#” (1998), nos obsequiaron en 2002 con el más que decepcionante “Yanqui U.X.O.”, un disco que no hacía justicia a tan especial carrera discográfica. De ahí en adelante, el silencio. Muchos (entre los que me incluyo) daban por muerto el género, donde o las ideas se caracterizaban por su ausencia (Explosions In The Sky y Mono sobreviviendo) o las espantadas a tiempo los recolocaban en otra ola (la reinvención de Mogwai). Y una polla, lo que pasaba es que Godspeed llevaban 10 años sin aparecer.

Ya se sospechaba algo cuando hace casi dos años dieron una gira que incluso los trajo por España y en la que sonaron tramos de lo que ahora analizamos. Pero la sorpresa fue mayúscula cuando tras anunciar hace meses nueva gira para este mismo octubre, a principios de mes confirman que tienen nuevo disco a punto de editar. “Allelujah! Don’t Bend! Ascend!” es diferente. Tanto que les gusta simbolizar y geometrizar sus “canciones”, ahora ni triángulo, ni cuadrado, sino dos líneas paralelas. Paralelas pero de sentido opuesto. Si a lo que hacen se les puede llamar canciones, aquí únicamente hay dos (y sus respectivas outros). Dos salvajadas de veinte minutos que aun conformando el más homogéneo de sus discos, se nos va a hacer cortísimo. Y volviendo a jugar con la geometría, si hay gente a la que se le llena la boca calificándolos como caos-muerte-destrucción, “Mladic”, la primera, es directamente el apocalipsis. Lo más oscuro y bestia que te puedes echar a la cara, con una potencia incluso nueva viniendo de ellos donde distorsión y melodías orientales se dan la mano a ritmo de reggaeton, tócate los huevos. Cacerolada incluida simbolizando vete tú a saber qué. Lo otro, “We Drift Like Worried Fire”, la antónima, es pura luz al final del túnel, post-rock más al uso, algo que nos va a resultar más conocido, pero de una belleza conseguida con anterioridad en contadas ocasiones y con un final que te deja comatoso. Ésta sí que es epic-ambient.

De las otras dos, poco que decir salvo que sirven de colchón a tanta tormenta eléctrica: una amortigua (“Their Helicopter’s Sing”) y la otra (“Strung Like Lights At Thee Printemps Erable”), menos necesaria, nos despide de un disco que, insisto, te deja con ganas de más. Os echábamos tantísimo de menos…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.