Grimes – Visions

Grimes, "Visions" (2012), album art, 500px

Grimes

Visions

4AD | Web oficial
12 de marzo, 2012
Vancouver, Canadá
Synth Pop, Witch HouseElectro Pop

Artistas similares:
CocoRosie | Purity Ring | The xx

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


Claire Boucher (la persona que se esconde detrás de Grimes) aporta una perspectiva escalofriante sobre el contacto físico y la era digital en la que vivimos a través de texturas electrónicas en éste Visions” que jamás podrías imaginar por ti mismo.

La carrera musical de esta artista comenzaría en 2010 a través de la discográfica Arbutus, donde publicaría sus 3 primeros trabajos a lo largo de dos años: Geidi Primes” (2011), Halfaxa” (2011) y Darkbloom” (2011, en colaboración con D’Eon), para finalmente, en 2012 firmar un nuevo contrato con 4AD, la cual se encargaría de lanzar al mercado en Estados Unidos (y otros países) el nuevo álbum, mientras que Arbutus se haría cargo de ello en Canadá. Estos tres álbumes se pueden considerar una introducción muy aceptable para lo que realmente Claire quería conseguir: aportar su visión tan novedosa y particular en la música electrónica a través de un trabajo con una gran carga “filosófica”. Se puede decir que esos primeros pasos en la industria carecían de un propósito preciso y determinado, aunque por ejemplo “Vanessa” de Darkbloom” (con un videoclip en el que disfrutamos viendo a nuestra protagonista moviéndose al ritmo de la música) es una gran canción, pero la tónica general a lo largo de cada álbum es como una línea constante que en ningún momento iba in crescendo.

Cuando pulsamos el play y nos disponemos a escuchar Visions” nos encontramos con una intro muy fiel de lo que será el resto del álbum: sonidos digitales mezclados con la voz de Claire, aguda y que en realidad parece provenir de un androide, y es que esta visión que Grimes nos regala es una reflexión muy profunda sobre la distancia existente entre las personas hoy en día a causa de la expansión digital. Partiendo de esta base, este redactor piensa que tomar a la cantante como el robot protagonista de todas las canciones sería un ejercicio realmente adecuado para afrontar el álbum. En “Genesis” , segundo tema del LP, que nos deja completamente boquiabiertos por ese piano oriental tan condenadamente pegadizo culminado en el estribillo con una interpretación vocal espectacular, que sencillamente te hace suplicar que no termine jamás, podemos escuchar “My heart will never be. Never feel never…”. Y podríamos entrar en el eterno debate de si una forma de vida artificial e inteligente como lo pueden ser los utópicos y futuros robots con inteligencia artificial deberían tener corazón, alma, sentimientos. ¿Quienes somos nosotros para determinar semejante veredicto? Esta canción desde ya se convierte en un nuevo himno cibernético gracias a una estructura con determinación y propósito, ya que todo está encauzado como una unidad.

Continuamos con “Oblivion” o mejor dicho, lo que supone ser una secuela perfecta para el temazo anterior. Seguimos viajando por este mundo que bien podría ser sacado de los videojuegos Rez o Child of Eden: colores, neones, conexiones y un poco más adelante aparece “Vowels = space and time” (en general todas las canciones se titulan de una forma muy particular) y seguramente a estas alturas nos damos cuenta de que estamos ante algo realmente especial. Es un auténtico placer escuchar a Claire Boucher cantar de esa manera, dando rienda suelta a su registro de susurros, gemidos y gritos sutiles, y sobretodo cuando de fondo tenemos obras maestras instrumentales, con infinidad de sonidos provenientes de universos imaginarios.

Es cierto que se pueden encontrar piezas menos inspiradas como pueden ser “Eight”, “Nightmusic” o “Circumambient” que empañan el resultado final ligeramente, pero es que si no hubiese sido así, estaríamos hablando de un álbum que sería recordado durante décadas. Aún así, a lo largo del LP tampoco podéis dejar pasar “Symphonia IX (my wait is u)”, “Visiting Statue” o el broche de oro “Know the way (outro)” (con el sonido del agua de fondo, esa naturaleza que no existe en lo digital, pero que por siempre jamás será pura y esencial en cualquier forma de vida). Un servidor se imagina en esta guinda del pastel a ese imaginario androide despertando en las cercanías de un arroyo situado en un verde valle, abre los ojos y se da cuenta de que el viaje que ha realizado lo ha convertido en humano, gracias a la música de Claire Boucher, y de una vez por todas podrá ‘sentir’, ya que mágicamente y como contradicción excepcional dado que lo cibernético es el escenario principal del álbum, el trabajo creado por Grimes es muy sensible, tangible… es algo que ha sido creado para ser sentido en lo más profundo de nuestro ser. Ese es el propósito buscado por la cantante, dejar huella con esta oda post-cibernética tan sorprendente, que ha alcanzado un grandísimo nivel y es un auténtico regalo sinestésico para cualquier persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.