Holly Herndon – Platform

Holly Herndon

Platform

RVNG Intl | Web oficial
19 de mayo, 2015
San Francisco, Estados Unidos
Electrónica, Experimental

Artistas similares:
Oneohtrix Point Never | Julia HolterLaurel Halo

Puedes escucharlo:
Spotify

Toda composición musical parece tener cabida cuando uno descubre la figura de la norteamericana Holly Herndon y empatiza con su obra, vaticinando con apenas dos LPs un éxito inminente en la electrónica contemporánea. En “Platform”, la artista afincada en San Francisco da buena cuenta de lo que es componer electrónica en la era de Edward Snowden y el enorme potencial de aunar música, diseño y concepto.

Porque sí, uno de los puntos claves de este disco es la defensa a ultranza de la música hecha con el portátil. La artista multidisciplinar exponía en una conferencia en Berlín (ciudad en la que vivió durante la adolescencia y de la que se empapó de la cultura club), que el portátil es el instrumento más intimista que existe. En él almacenamos correos, imágenes personales, vídeos, conversaciones por Skype (de las que se extrae una de las canciones del disco…) y una vez algunos de estos datos son transformados en samples, sintes o procesados, pueden surgir canciones tan efectivas como las de este disco. Si a eso además le sumamos un discurso sobre la vigilancia y la intimidad en internet (“Chorus” y “Home”), las nuevas relaciones a golpe de match o en definitiva la (a menudo desesperanzadora) influencia de la tecnología en nuestras vidas, tenemos el disco político con más fundamento de los últimos tiempos.

Pero la cosa no acaba aquí, “Platform” es el resultado de un trabajo conjunto de artistas y la confluencia de áreas como el diseño (el colectivo activista holandés Metahaven poniendo su firma a la portada), hasta la economía (discurso de la mercantilización de la información personal de Hannes Grassegger) pasando por la experimentación biológica (Claire Tolan, experta en Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma (RSMA) y colaboradora en el tema “Lonely on The Top”)… Lo cosa sigue y los interesados podéis recrearos en este artículo de The Fader.

Resumiendo, Holly se desmarca de la tradicional producción electrónica en solitario (muy respetable) y aprovecha su trayectoria académica en Stanford y los mejores contactos de cada casa para sumar y sumar y entregar una de las joyas electrónicas del año pasado, con canciones (lo de los videoclips da para otro artículo…) que son coherentes con el discurso de su producción. Si esperamos que alguien vaya a entregar la continuación lógica del irrepetible “OK Computer”, la de Tennesse lleva de momento todas las papeletas…  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.