Hurts – Exile

Hurts_-_Exile

Hurts

Exile

RCA Records | Web oficial
8 de marzo, 2013
Manchester, Inglaterra, Reino Unido
Synthpop, New Wave, rock electrónico

Artistas similares:
Depeche Mode | Monarchy | A-ha

6.5

Puedes escucharlo:
SpotifyYoutube 


Parece que las cosas venían de cara para los fans del electro pop cuando Hurts, allá por el año 2010, presentaban “Wonderful Life” y “Better Than Love” que tan bien conjuntaban con la calidad de sus trajes perfectamente cortados. Ahora, regresan con “Exile” y traen bajo el brazo una madurez musical que hace de su segundo trabajo un gran disco.

El cantante Theo Hutchcraft y el teclista Adam Anderson llegaban en plena forma. Pero la sutileza electrónica quedó de lado y en su lugar aparecían pretenciosas baladas con adornos melodramáticos que seguían el camino de “Vienna” de Ultravox en lugar de “Tainted Love” que es lo que tal vez podríamos esperar.Pero “Exile” transcurre en un mundo mucho más oscuro que “Happiness”, el álbum de debut de Hurts. Con canciones como la que da título al disco es con la que han conseguido una base fiel de seguidores a los que seguramente no les disgustará la seriedad de “Exile” y por supuesto admirarán su single “Miracle”, que bebe tanto de Depeche Mode como de “Paradise” de Coldplay.

Las tendencias o inclinaciones operísticas en cuanto a estilo han sido reemplazadas por unos coros como sucede en “Sandman”, recordando a aquel hit de Red Box llamado “For America”. En esta canción podría incluso hablarse de un giro hacia el rock industrial que provoca que se pase una sensación claustrofóbica hacia una sorprendente belleza. Desde mi humilde opinión, probablemente sea una de las canciones que más deberíamos tener en cuenta en el disco. Y con la sobrecargada “Blind” regresamos de forma veloz al territorio que dominan Hurts. Es tan dramática que casi puedes escuchar la pena de Theo escapando de su boca.

“Only You” es el tipo de canción que habríamos encontrado en “Happiness”, sabiendo donde establecer el límite entre sonar a los 80 y pertenecer a la época que tan bien domina el dúo británico. Ya desde el título es una canción perfectamente equilibrada, con una frase que se te clava en los oídos en cuanto la escuchas: “When we used to dance we never cast a shadow”. Romanticismo puro y carne de segundo single. “The Road” está inspirada por la novela de Cormac McCarthy y tiene un ligero sabor a Nine Inch Nails y suena tan deprimente como la novela en la que está basada, aunque su extraño final tal vez se les haya escapado de las manos en un terreno que no es el suyo.

Sin duda, la canción del disco es “The Crow”. Con reminscencias del “Wicked Game” de Chris Isaak, muestra una intimidad que normalmente se pierde entre la grandilocuencia que tan bien estudiada tienen en las demás canciones del grupo. Con canciones como esta es con las que descubriríamos a Hurts sonriendo de satisfacción al terminar su grabación. Es una lástima que las letras de sus canciones se recreen tanto en banalidades y no profundicen más y sus guitarras, ahora más pesadas, suenan sospechosamente dirigidas al mercado americano.

Pero dejando eso aparte, este segundo álbum sobrepasa a su antecesor y deposita una esperanza en el sonido actual del grupo, reforzando la sensación de que ningún grupo puede sonar tan herido y melancólico como Hurts.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies