Jamiroquai – Automaton

Jamiroquai

Automaton

Universal Music Group | Web oficial

7 de abril, 2017
Londres, Reino Unido
Funk, Acid JazzDance

Puedes escucharlo:
Spotify | iTunes


Vuelve el hombre de las plumas en la cabeza (¿?). Tenemos dos opciones: o a Jamiro se le ha acabado la pasta para la coca, o igual tenía algo que decir musicalmente y se ha lanzado a sacar éste, su octavo álbum de estudio.

No, en serio, ¿alguien, a estas alturas de la película, apostaría un puto duro por él? Espero no tener que recurrir a recordaros esa última etapa en la que el productor, cantante y bailarín británico pasó de dar vergüenza ajena a lástima en cuestión de sucesivos discos con los que creíamos que acabaría la decepcionante segunda mitad de su carrera musical. Lo que sí merece la pena poner encima de la mesa es esa primera época, cuando esta imberbe promesa del funk tuvo los santos cojones de mezclar dicho género con el pop, el r’n’b, la música negra en general, el acid jazz y la música disco como nadie después de Stevie Wonder. Pero así de claro lo digo, un puto genio.

Condujo su declive a la velocidad a la que pilotaba sus cochazos en tan golosos videoclips y en un carril paralelo al de la electrónica. Mientras abrazaba la tecnología que le facilitaba las labores de producción, Jamiroquai pensó que tendría más tiempo para él y para sus cosas, ya sabéis. Tonto no es, pero a lo que íbamos: que se metió la hostia.

“Automaton” fue anunciado con el single de presentación menos afortunado posible, una homónima canción con la que creyó petarlo por el mero hecho de enseñar su nuevo gorro lumínico (bestial, por cierto) en el correspondiente videoclip. Después de escuchar el álbum, y aunque realmente mejora con las escuchas, me parece de las peores. “Cloud 9” vino a arreglar el supuesto descalabro llevándonos a lugares ya conocidos pero que gusta visitar una y otra vez. Y luego resulta que, cuando uno escucha el disco entero, sufre el famoso “Ratatouille”. El viaje al pasado no se limitaba a ese segundo single, sino que prácticamente todo el disco es un “volver a los orígenes” como dios manda. Funk contagioso, con guitarras y pedales imparables, con los fundamentales bajos que te obligan al meneo constante y con una sección rítmica, en general, bastante espectacular. Y sí, ha metido sus dichosas maquinitas, pero joder, también estaban en “Supersonic” y todos flipábamos. Ahora ha tenido el detalle de no abusar como sí hizo en sus últimos trabajos. El caso es que parece estar todo en su sitio, es un disco al que no se le pueden poner muchas pegas (un par de canciones o tres prescindibles sí que tiene, claro), y sin volvernos locos y anunciar a los cuatro vientos el renacimiento de la estrella que un día fue, sí que me hace muy feliz decir que Jamiroquai vuelve a ser Jamiroquai. Sorpresón… más que nada por incredulidad, pero sorpresón.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.