Janelle Monáe – The Electric Lady (Suites IV & V)

Janelle Monáe

The Electric Lady (Suites IV & V)

Wondaland Arts Society, Bad Boy | Web oficial
6 de septiembre, 2013
Kansas City, Kansas, Estados Unidos
Soul, Funk, R&B

Artistas similares:
Solange | Angel Haze | M.I.A.

7.5

Puedes escucharlo:
Spotify


Más de tres años se ha tomado la artista de Kansas para darle continuidad, en forma de LP, a ese extraordinario “The ArchAndroid (Suites II And III)” (2010). Y enfatizo lo del larga duración porque la chorrada de los numeritos y las suites de su alter ego (Cindy Mayweather) empezó con un EP previo titulado “Metropolis (Suite I: The Chase)” (2007), el cual tuvo poco éxito comercial, así que tuvo que ser relanzado al año siguiente vía Puff Daddy (o Diddy, no sé).

Nadie, con ese trabajo anterior, pronosticaba semejante talento que sí sobresalió en ese primer disco real. Amiguetes del gremio (y esto es, básicamente, música negra) como Big Boi o Saul Williams, más la bizarrada de Of Montreal,  sólo ayudaban a mejorar un disco para el recuerdo, cargado de música étnica, popular, góspel, R&B y hip hop a partes iguales. Era tan completo que también había hueco para la electrónica.

Para su continuación, Janelle Monáe ya cuenta con el crédito de artistas de la talla de Erykah BaduMiguelSolange y, ojo, Prince. Pero lo más curioso es que esta vez no se deja empapar de ellos sino que es todo lo contrario: en todas las colaboraciones, los invitados son los que se amoldan, sacando lo mejor de sí mismo, a la propuesta. Una propuesta mucho más definida y homogénea que en el pasado. Un discurso único, un hilo conductor (la lucha por la igualdad entre sexos), un disco con argumento, con guión, donde el orden sí importa. Lo intentaron Christopher Owen con el infravalorado “Lysandre” (2012) y Animal Collective con “Centipede Hz.” (2012), pero este “The Electric Lady” tiene el equilibrio justo: ni tan evidente ni tan camuflado.

Alguien se atreverá a decir que es, una vez más, un disco largo, denso o espeso. Y yo veo una gran diferencia entre todo eso y un disco completo. Al menos tiene el detalle de no dividir cada una de las suites en un cd diferente. Y qué demonios, es entretenido hasta decir basta, donde volvemos a encontrar de todo: soul clásico, pop coral a lo The Shangri-Las, R&B de categoría, hip hop camuflado y hasta rock, todo mezclado con un señorío envidiable y que deja en pañales a todas las divas de su generación. A todas.

Sirva como ejemplo el ecuador del disco, el que divide las dos suites. “Look Into My Eyes” y “Suite V Electric Overture” merecen, ellas solas, película de 007 sólo para que suenen en su banda sonora. Con la imaginación que tiene esta mujer, ya nos inventamos un argumento sobre la marcha. Acaba entrando un jazz espectacular, con todo tipo de instrumentos y arreglos preciosos que no te lo puedes ni creer. Pero lo que tiene más mérito, insisto, es que nada de esto desentona en un álbum que, a priori, parece menos ambicioso que el anterior. Ni de coña, lo es mucho más, pero Janelle es una mujer lista. Te la va a meter doblada sin que te enteres. Añadid vozarrón, estilazo, baladones de buen gusto y singles bailables. Este disco lo tiene absolutamente todo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies