Jay Z & Kanye West – Watch The Throne

Jay Z & Kanye West

Watch The Throne

Roc-A-Fella | –
12 de agosto, 2011
Nueva York y Atlanta, Estados Unidos
Hip hop

Artistas similares:
Kanye West | Jay Z | Kendrick Lamar

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify 


Más que un disco nuevo disco de Kanye West (con Jay Z, sí), parece la continuación del reciente y apoteósico “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” (2010). Y sí, aquí está presente Jay Z, pero más que el 50% de la banda, parece el ayudante particular de Mr. West. Quién diría hace una década que el pupilo del amo del hip hop iba a ser su “jefe” en la actualidad.

Vale, sí, el disco es más rapero que aquella mencionada obra maestra (ya por orgullo), pero donde antes era Rihanna, ahora es Beyoncé (lógico); donde antes era Bon Iver, ahora es Frank Ocean; y donde antes era “Monster”, ahora es casi la totalidad del álbum, es decir, una colaboración del maestro a los caprichos del egocéntrico líder del asunto. Eso en cuanto a lectura, más o menos, negativa; en cuanto a lo bueno, la genialidad de un músico pop, aquí un poquito más camuflada en el hip hop que antes, soltando singles de todos los colores. Pese a una intro sin sobresaltos que recuerda al regular “808’s & Heartbreak” (2008), llegan tres pildorazos espectaculares: “Lift Off” con la esposísima en modo “Crazy In Love”; “Niggas In Paris” que opta a canción del año; y “Otis”, que más que un featuring, es el sample definitivo. Un poquito de tranquilidad antes del otro pepino (“That’s My Bitch”) y ya se nos ha pasado medio disco. Y es largo, aunque en contadas ocasiones denso, como ese tramo previo a “Made In America”, canción himno góspel alienígena, mitad bofetón pasteloso religioso, mitad maravilla atemporal nigga. Mr. Hudson colabora en otra canción 100% West, interpretada, 90%, por Z. Esta segunda mitad de disco suena menos original, más de piloto automático, pero remontan el vuelo la triada final: la más que bruta “H·A·M”, “Primetime” y esa maravillosa “The Joy” con la genial elección del sample de Curtis Mayfield entre bajos trip-hoperos. Esperemos que el señor West no se tome unas largas, pero más que merecidas (se está ganando el sueldo), vacaciones.