Katy B – Honey

Katy B

Honey

Virgin EMI | Web oficial

4 de marzo, 2016
Peckham, Inglaterra, Reino Unido
UK Garage, Dubstep, Electropop

Puedes escucharlo:
Spotify


Tercer disco de la pelirroja “clubera” por excelencia. Este “Honey” viene precedido por unos cuantos adelantos y la promesa, ahora ratificada, de que estaría repleto de colaboraciones de renombre.

Y es curioso, cuanto menos, pues si el celebrado “Danger EP” (2012) salió tan bueno, y el sucesor LP “Little Red” (2014) no tanto, quizás se debió al número y calidad de los artistas invitados. Ese segundo álbum carecía casi de ellos, así que en esta ocasión ha decidido reunir una especie de “liga extraordinaria de música de baile” para intentar repetir el éxito de aquel EP. Sólo una canción, la última, está exenta de colaboraciones. Así pues, las otras 12 son una suerte de temas más o menos bailables que conforman un conjunto de homogeneidad dudosa. No tengo ningún problema con esos discos que pretenden ser una sucesión de singles, pero sí cuando el/la artista en cuestión ha demostrado que su música, incluso siendo tan predispuesta a ser bailada, sí que contenía ese espíritu de guión. Puede ser una cuestión meramente romántica, o de nostalgia, pues su debut, “On A Mission” (2011), se antoja ahora inalcanzable, pero a este disco le falta alma.

Por supuesto que hay singles buenos, por el amor de Dios. Aquí se dan cita nombres como Geeneus, con quien repite; Four Tet y Floating Points en la misma canción (muy grande “Calm Down”); Major Lazer junto al olvidado Craig David (como con Ms. Dynamite: Katy B, la nueva Tarantino) en la muy rapera “Who Am I”; Chris Lorenzo en “I Wanna Be”, carnaza para la pista de baile; incluso “Turn The Music Louder”, indiscutible hit, está firmado por KDA, donde Katy aparece como colaboradora. Pero también hay (demasiadas) medianías que parecen metidas con calzador por la tonta idea de hacer un disco tan lleno de nombres, como si la impostada elección de llamar a sus amiguetes para cada canción jugase en su contra. “Dreamerz”, “Chase Me” y “Heavy” aburren, “Dark Delirium” se queda en intento fallido y “Lose Your Head” es, directamente, un mojón.

Sigue siendo una jefa, y el disco (las cuatro primeras entran solas) empieza de maravilla, pero acaba aburriendo. Una pena, pues viendo la calidad que ya ha demostrado, se está desinflando a cada paso que da. Que se deje de hostias y amiguismos y que espabile.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.