Katy B – Little Red

Katy B

Little Red

Columbia | Web oficial
11 de febrero, 2014
Peckham, Inglaterra, Reino Unido
UK garage, Dubstep, Electropop

Artistas similares:
Jessie Ware | AlunaGeorge | Ms. Dynamite

Puedes escucharlo:
iTunes | Deezer | Spotify


El segundo y esperado disco de la joven artista británica ya está aquí. Se ha hecho de rogar, aunque supo mediar entre tanta espera con el genial Danger EP (2012). Pero es demasiado tiempo desde aquel incontestable “On A Mission” (2011) que la puso en órbita.

Habrá todavía algún despistado que crea que Katy B juega en la liga de Lily Allen, Kate Nash o, Dios me perdone, la infumable Pink. Será que no se habrán parado a escuchar por qué Kathleen Anne Brien (1989) se diferencia de esa supuesta competencia, y no sólo por su carácter anti-comercial, electrónico o bailongo, sino porque además, canta mejor que todas ellas.

“Little Red” continúa, como no podía ser de otra forma, con ese aún joven legado que la debería acabar llevando al reinado de las canciones cantadas versión disco. UK garaje, electropop y dubstep se dan la mano en otro buen puñado de canciones que, si bien no alcanzan la magnificencia de su debut, mantiene el listón bien alto. A diferencia de ese EP intermedio, nuestra pelirroja preferida se guisa el álbum casi entero ella solita, sin apenas colaboraciones (sólo Sampha en la delicada “Play” y Jessie Ware en la ya conocida “Aaliyah”), y aunque demuestre que no las necesita, sí que echamos algo en falta algún pepino dance como “Danger” (junto a Zinc y Wiley). Y cuando digo que no llega al nivel de su debut no es por falta de calidad puntual, sino porque no es tan regular como aquel. Vuelves a escuchar a la Katy B de 2011, todo lo inocente e inexperta que queráis, pero jodidamente inspirada, ya que el chorreo de singles no acaba hasta que no lo hace el propio LP. El sonido actual está más depurado, demuestra más bases, sí, y de hecho el principio del álbum es demoledor (hasta la progresiva operística “Crying For No Reason” mejora con las escuchas). Probablemente sus mejores canciones estén en este mismo disco (“I Like You” a la cabeza), pero se hace algo largo, la segunda mitad no mantiene el nivel y le sobra algún intento innecesario de balada (la maravillosa “Emotions” no cuenta).

Pijadas aparte, y aun sin llegar al notable, sigue yendo tan sobrada que continúa siendo la artista ideal para escuchar en una pista de baile. A medio gas, deja en pañales al resto. De calle.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.