Kurt Vile – Wakin On A Pretty Daze

Kurt Vile, Wakin On A Pretty Daze, album art

Kurt Vile

Wakin On A Pretty Daze

Matador Records | Web oficial
8 de abril, 2013
Philadelphia, Pennsylvania, Estados Unidos
Psicodélica, Folk

Artistas similares:
Bill Callahan | The War On DrugsWoods

8.0

Puedes escucharlo:
Spotify


Admitidlo: a poco que os guste un poco el sonido de guitarra os tiene que gustar Kurt Vile. El melenudo artista de Filadelfia canta bien, compone mejor, pero, sobre todo, toca de puta maravilla. Ponerse un disco de este animal es un gustazo porque es imposible parar de escucharlo.

Su quinto disco en solitario, este “Wakin On A Pretty Daze”, mejora no sólo a su predecesor, el también magistral “Smoke Ring For My Halo” (2011), sino a los dos álbumes que firma junto a Adam Granduciel bajo el nombre de The War On Drugs. Sin ánimo de que lo deje con su amiguete, al bueno de Vile le sobra todo Cristo (cuenta con The Violators, banda para el directo con quien lo veremos en el Primavera Sound) para liderar, de forma insultante, la escena alternativa del rock de autor.

Se cumplen dos años desde su anterior trabajo, mes, marzo, en el que esta misma publicación debutó y en el que, por supuesto, aparecía ese inolvidable álbum. También le dedicamos unas palabras, meses después, en su último trabajo con la mencionada banda. Pero es ahora, por fin, cuando podemos reconocer que Kurt Vile acaba de firmar uno de los discos del año. Si miras en la dirección del sonido americana, te puedes partir la cara con artistas como Kurt Wagner (Lambchop) o Bill Callahan, con Bonnie `Prince´ Billy o Micah P. Hinson, con Iron & Wine o Silver Jews. Pero no, estamos hablando de rock, de cantautores rock, esos que se han ido extinguiendo con el paso de los años y donde nuestro hombre destaca, y mucho, sobre otros importantes nombres actuales como Cass McCombs o James Blackshaw. Por eso convendría empezar a hablar de gente como Neil Young, Cat Stevens o Tim Buckley.

El disco empieza con una homónima canción de casi diez minutos aunque parezcan tres. Pero es que así ocurre con todo el álbum, pues sus, ojo, 70 minutos no lo parecen, pues se hace de lo más ameno. Piloto automático y a disfrutar. El estado comatoso de piel de gallina no acaba hasta que esa otra joya con la que cierra, también de diez minutos, pone fin a tan emocionante trayecto. Pero volvamos al principio, porque “KV Crimes” es un himno rock, “Was All Talk” te pone a flotar con esa puta guitarra y “Girl Called Alex” es, sencillamente, una de las canciones del año. Recuerda el principio, y mucho aunque sin subidón final, a esa otra joya indie-rock de Ola Podrida llamada “Cindy”, detalle que no podía augurar nada malo. “Never Run Away” se difiere (algo) del resto por querer sonar estándar, pero qué va, no puede, se le ve el plumero y vuelve a destacar su particular forma de mezclar guitarra y voz. “Pure Pain” debería ser single, y “Too Hard” es otra preciosa balada de guitarra con arpegios y deslices de mástil que tanto me pone. No se va ese estado catatónico ni con lo que podría ser un sencillo de corte más pop como el de “Shame Chamber” porque siempre mantiene a flote el estilo que desprende aun siendo la canción menos importante del lote. De eso hablamos, de la genialidad de un tío que, su más prescindible canción del disco la querría firmar cualquier otro artista de su generación y/o estilo.

“Snowflakes Are Dancing” nos vuelve a poner levitando con esos mantras mitad acústico, mitad eléctricos y “Air Bud” empieza pareciendo un experimento dentro de su discurso exclusivamente guitarrístico, pero se vuelve a transformar en genialidad. No me salen palabras o críticas malas a ni una sola de las canciones, porque, simplemente, no las hay. No es normal que tras los más de diez minutos flotando con los que cierra en “Goldtone” uno quiera más, y más, y más…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.