Laura Marling – Once I Was An Eagle

Laura-Marling-Once-I-Was-An-Eagle

Laura Marling

Once I Was An Eagle

Virgin | Web oficial
27 de mayo, 2013
Bath, Inglaterra, Reino Unido
PopFolk

Artistas similares:
Noah And The Wale | Daughter | The Staves

Puedes escucharlo:
Soundcloud


¿Soy yo o este año las cantautoras están adorablemente guerreras? Estoy hablando, por nombrar algunos, de los imprescindibles discos de Daughter, Torres o Waxahatchee. A ellos se les suma ahora el último de Laura Marling que nos acerca una vez más ese pop-folk de deliciosa degustación y que supone la confirmación de la artista en solitario dentro del panorama folk británico.

Lejos ya de sus colaboraciones (tanto musicales como sentimentales) con Noah And The Whale o Mumford & Sons, esta inglesa de tan sólo 23 años ya tiene cuatro discos a sus espaldas. Sin duda, el último de ellos, “Once I Was an Eagle” sobresale por encima del resto de la discografía. Es un disco, según ha dicho la cantautora, dividido en dos partes con distinto tono y separadas por un interludio. Un total de dieciséis canciones que podrían alargarse eternamente y aburrirnos a todos, cosa que desde luego no ocurre. Y es que este disco es de los de darle al play un domingo por la mañana y acostarte con el.

“Once I Was an Eagle” comienza con cuatro canciones que recogen las desavenencias amorosas de una Laura que brilla en la voz y sobrecoge a la guitarra. No hay más porque no hace falta. Los cambios de ritmo, los acelerados acordes y la fuerza del fugaz chelo son la tónica desde los inicios de “Take The Night Off” hasta la intrépida “Breathe”. La primera de ellas comienza calmada, sentando los cimientos a base de punteos para luego girar 180 grados con una Laura mucho más y directa. Las tres siguientes siguen la misma tónica y parece que en vez de cuatro canciones son una sola, breve e intensa (si no lo notáis meted un poco de crossfade).

El single del disco, “Master Hunter” recoge más si cabe toda esa fuerza que despliega Laura cuando se pone seria. El que es sin duda el tema más inmediato del disco, confirma la primera mitad del mismo como uno de los mejores comienzos de un LP de folk en los últimos tiempos. Si alguien dudaba de la madurez musical (y personal) de Laura, que atienda a versos como “well if you want a woman who can call your name it ain’t me babe” o “wrestling with the rope from darkness is no fucking life that i would choose”. La chica va sobrada de carácter y sus letras podrían resultar pretenciosas si no fuera por las buenas canciones que hay detrás.

El “Interlude” instrumental a base de chelo anticipa la segunda mitad del disco en la cual encontramos canciones más heterogéneas. “Undine” es un dulce medio tiempo y en “Where Can I Go?” encontramos a la Laura más nostálgica y a la vez más temerosa por lo que el futuro le deparará… (discazos seguramente). Las debilidades y culpa son la tónica en “Pray For Me” o la infelicidad en “When Were You Happy?”. En la recta final Laura se muestra más contenida que en el resto del disco, apenas susurrando en los comienzos de “Little Bird”, una de las canciones más emotivas y tiernas que gana en fuerza a medida que avanzan los minutos. Para terminar “Saved These Words” resume a la perfección el cuarto largo de Marling y vuelve a recuperar ese tono de los primeros temas para cerrar el círculo de un disco redondo.

Aunque Laura Marling no descubra nada nuevo en la escena del folk, este notable alto “Once I Was An Eagle” da buena fe de lo mucho que se puede exprimir una propuesta acústica, sencilla y poética. Sin necesidad de más artificios que su voz encantadora y pocos instrumentos para acompañar, a sus 23 primaveras Laura ya tiene la fórmula para saber emocionar como las grandes cantautoras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.