Lorde – Pure Heroine

Lorde

Lorde

Pure Heroine

Universal Music | Web oficial
28 de octubre, 2013
Auckland, Nueva Zelanda
Pop, electropop

Artistas similares:
Grimes | Sky Ferreira | CLAIRE

7.5

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube


“Pure Heroine” es un inusitado ejercicio de sensibilidad y de madurez. Sin embargo, nos llamaría algo menos la atención si no fuese porque la responsable del mismo, Lorde, tiene 17 años recién cumplidos.

Con un estilo uniforme, que se mueve entre el dark pop filosófico de Grimes y los medios tiempos electrónicos de CHVRCHES o Sky Ferreira, esta neozelandesa de raíces croatas e irlandesas ha construido una sucesión de canciones más que dignas. La elaboración de estos temas comenzó hace casi tres años (con catorce), desde que fuese captada por un aguzado cazatalentos de Universal tras oírla versionando a Duffy o Pixie Lott. Probablemente influida por la sensibilidad de su madre, una conocida escritora en Nueva Zelanda, Lorde (Ella Maria Lani Yelich-O’Connor para los amigos) comenzó a plasmar en su música una especie de madurez anticipada y muchas de sus reflexiones.

Si este “Pure Heroine” tiene una protagonista absoluta es obviamente “Royals“. Es uno de los absolutos éxitos -merecidos- del 2013 en radiofórmulas y ha liderado prácticamente todas las listas del planeta gracias a su simplicidad, su sencillez y su intensidad. Construida sobre una base de percusión y unos coros, es una profunda bocanada de aire fresco, que destila juventud y que es claramente la joya principal del álbum. De todas formas, viene muy dignamente acompañada de otros medios tiempos absolutamente redondos, como los dos primeros temas del disco: “Tennis Court“, con su delicada despreocupación, y la velada declaración de amor que es “400 Lux“.

A continuación nos encontramos con “Ribs“, que sigue siendo muy Lorde pero con un puntito más electrónico (que recuerda a los alemanes CLAIRE), o el pequeño teen drama recogido en “Buzzcut Season“, lleno de pequeños guiños con aroma a aquel “el mundo es una mierda” que tantas veces habremos dicho en nuestra adolescencia. Cambiando brevemente de tercio, “Team” comienza hipnótica pero después se diluye progresivamente en una suerte de “Royals” bajo en calorías que convence poco. Con “Glory and Gore” vuelve la intensidad, con una curiosa reflexión sobre la violencia, la lucha que llevamos con el mundo y con nosotros mismos y con cómo nos hemos acostumbrado a que la gloria y la sangre se den la mano (de ahí el título). Como cierre del disco, nos encontramos con más altibajos, con unas “Still Sane” y “White Teeth Teens” algo flojas, pero también con la fantástica carta a la soledad que es “A World Alone“, que pone el punto y final al álbum.

Con este su primer largo, Lorde nos ha abierto las puertas de su pequeño mundo, reinterpretado por su curiosa mirada. Desde luego que la sensibilidad que destilan sus palabras sorprende en muchas ocasiones por lo adultas que suenan (aunque el disco ha sido compuesto íntegramente por ella) y por lo rebuscado de las imágenes que trata de evocarnos. Sin embargo, no consigue un resultado 100% redondo, ya que el disco se hace bastante monótono y da la impresión de tener algunos temas ciertamente de relleno (ya puestos, que hubiera recogido aquel magnífico “Bravado” que se incluía en su EP “The Love Club“, publicado durante los primeros meses de este año). Ahora bien, esperemos que en el futuro esta jovencísima artista se siga cargando de nuevas sensaciones que transmitir y que siga jugando con las voces y con los silencios como lo hace, a ver si nos sorprende con un segundo disco que vaya más allá de un notable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.