Magic Man – Before The Waves

mm

Magic Man

Before The Waves

Columbia Records | Web oficial
8 de julio, 2014
Boston, Massachusetts, EE.UU
Indie pop, synth pop

Artistas similares:
Little Daylight | Bad Suns | Panama Wedding

6.5

Puedes escucharlo:
Grooveshark | Youtube


El álbum debut de los estadounidenses Magic Man es una explosión de color y frescura que nos invita a sentirnos adolescentes de nuevo por 50 minutos.

Después del You Are Here EP, del que os hablábamos en uno de nuestros especiales de fin de año, los Magic Man cogieron carrerilla y se embarcaron en la producción de su disco de debut, ahondando en sus mensajes frescos, letras ligeras y sonido pop con toques sintéticos. “Before The Waves” vuelve a tener al productor de Passion Pit y Holy Ghost! a las mezclas y al frontman del grupo, Alex Caplow, al frente del proceso creativo, dando como resultado el producto esperado: buen rollo en estado puro.

Además de incluir en el disco cuatro de los cinco temas de su primer EP (su mayor éxito hasta el momento, “Paris“, así como los amores sureños de “Texas“, el amor en mayúsculas de “Every Day” o las dificultades de “Waves“, pero dejando en el tintero la grandísima “Nova Scotia“), Magic Man han cogido todas las virtudes de “You Are Here” para elevarlas al cubo, en todas sus formas y colores. “Apollo” es una explosión de chispas en el asiento trasero de un coche, “Catherine” suena a declaración en medio de un torbellino épico, “Chicagoland” flota en medio de una historia de inseguridades adolescentes, “Honey” y “Tonight” levitan como un delicado contrapunto a medio tiempo al resto del álbum (un par de baladas abiertas, a caballo entre la delicadeza de Michael Angelakos, las historias trascendentes de CLAIRE y el sonido de los Pacific Air), “Out Of Mind” es un viaje multicolor entre el dolor de una ruptura, “Too Much” es una historia de sacrificio que no cuesta imaginar a las voces de Brandon Flowers y sus chicos, y “It All Starts Here” es el colofón en mayúsculas, una guinda de esperanza en la que Caplow y compañía terminan por todo lo alto y en la que quieren transmitir que lo mejor está por llegar.

En resumen, los de Boston han ido sobre seguro para gestar su álbum presentación, ahondando en sus puntos fuertes para regalarnos un álbum compacto, sin grandes sobresaltos. Todos los temas están hechos para reventar en directo (algo que llevan haciendo por EE.UU desde hace meses con Panic! At The Disco y Walk The Moon),  y son la excusa perfecta para volver a sentirse adolescente de nuevo por 50 minutos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.