Manel – Atletes, Baixin De L’escenari

manelportada

Manel

Atletes, Baixin De L’escenari

Warner Music Spain | Web oficial
16 de abril de 2013
Barcelona, España
Indie, Folk

Artistas similares:
Mishima| Els Amics de les Arts | Antònia Font

6.0

Puedes escucharlo:
SpotifyYoutube 


¿Imagináis por un momento que justo al empezar a sonar el nuevo disco de Manel se escuchara la profunda voz de Constantino Romero? Hubiera sido una forma de rompernos los esquemas desde el principio a todos los oyentes, pero a estas alturas Manel no necesitan recurrir a artificios para conseguir algo que pueden hacer utilizando la mejor de sus armas: las canciones.

Con su ya tercer disco que lleva por título la famosa frase de Barcelona’92 “Atletes, Baixin De L’escenari” se confirma lo que ya habían demostrado con sus dos trabajos anteriores. Manel es un grupo que bebe de la tradición folk catalana, de cantautor de preciosas palabras, de aires mediterráneos acoplados a un pop costumbrista pero que a cada paso que dan, avanzan y evolucionan. Para llevar a cabo esto, los Manel han decidido reducir su formato de banda a tan sólo cuatro miembros, prescindiendo de vientos y  cuerdas y grandilocuentes postproducciones que dotaban de tintes épicos al sonido de su anterior disco y que tan buen resultado les dio.

Esta simplificación se aprecia desde el primer tema, porque “Ai, Yoko” empieza directamente apoyada en un punteo de guitarra y unas letras cargadas de referencias al pop y la vida del músico ante su musa. Esta misma onda eléctrica sigue “Vés, Bruixot”, donde el bajo dibuja una melodía que nos traslada a los años del funky, pero rebajando la velocidad del tempo para adecuarlo al cancionero de Manel. Los tres minutos de “Ja Era Fort” son un paseo por la Costa Brava, dándose la mano con las costas italianas, recorriéndolas subido en una moto y disfrutando del sonido más clásico que podemos encontrar en este disco, perdiéndonos entre los arpegios de guitarra que no dejan de sonar a lo largo de todo el tema.

“Banda de Rock” es un homenaje sentido a aquellos grupos que, sin saber porque, han caído en el olvido y aún te dibujan una sonrisa en la cara o te invitan a tamborilear tus dedos cuando suenan por sorpresa en la radio. Parecía que iban a ser tan grandes y ahora no son nada… la historia de la cultura en este país, una cruda realidad. Como “Deixar-te un día” y las dificultades encontradas ante una situación tan habitual como lo es terminar una relación. Salvo que lo que normalmente sonaría como un drama se convierte en ironía y en una forma de libertad en la voz de Guillem. Y en “Mort D’un Heroi Romàntic” despliegan las reminiscencias de su disco anterior y de temas como “Aniversari” y las conjugan con el costumbrismo de  la lírica medieval, como si estuvieran escribiendo un nuevo romancero actualizado a nuestros días.

Y sin dejar de hablar de cosas del pasado, es evidente y lógico que en las canciones de Manel se aprecie el legado de cantautores como Serrat o Lluís Llach. Esto sucede en “Imagina’t Un Nen”, no apta para corazones sensibles porque es una metáfora realmente triste sobre la infancia perdida o mejor dicho, arrebatada. Aunque por suerte, como contrapunto a este momento triste nos invade “Teresa Rampell”, tema elegido de forma muy acertada para ser single del disco porque es como una droga que te incita a moverte. Con esta canción Manel demuestran que son capaces de romper con esa etiqueta folk que llevan encima y que facturan un tema que, todo hay que decirlo, es perfectamente bailable. Vuelta al medio tiempo con “A Veure Què En Fem” y la pesadilla de creer haber pasado página hasta que te sorprendes recordando aquellos momentos que no volverán, con unos coros sobresalientes en el estribillo muy al estilo Beatles.

La única canción de la cual se podría prescindir en el disco es “Desapareixiem Lentament”, porque pasa sin pena ni gloria. Suena, no molesta, pero quien sabe si en su lugar podría haber entrado un hit del estilo de “Benvolgut” o un tema que casara mejor con la más animada “Quin Dia Feia, Amics…” que relata el proceso de creación de una canción en mitad de una escapada de una pareja, donde el novio pide a su pareja que no le moleste ya que se encuentra escribiendo una canción para ella. Anécdota divertida para este tema que suena tanto a Belle and Sebastian y que precede a la melancólica “Fes-Me Petons”, cantada al amor sin esperanza ni condición pero con entrega absoluta. El broche final del disco lo pone “Un Directiu Em Va Acomiadar” donde en clave de humor y con ese nuevo sonido que presenta el grupo, se nos narra el despido de un trabajador al que no le quedan más narices que asumirlo, entre guitarrazos y una batería que por fin sobresale por encima del resto de los instrumentos, marcando con claridad quién lleva la pauta en este tema.

Después de todo, podría decirse que Manel lo han vuelto a conseguir. Sin resultar pedantes ni extremadamente nacionalistas, han facturado un gran disco que puede suceder en éxito a “10 Milles Per Veure Una Bona Armadura”. Renunciando a esos arreglos de cuerdas y vientos han acercado su música a lo que es una actuación en directo de la banda y eso siempre es de agradecer. Así que haciendo referencia al título del disco sólo queda decir una cosa: “Manel, pugen a l’escenari.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies