Marilyn Manson – The Pale Emperor

Marilyn Manson

The Pale Emperor

Loma Vista, Hell, etc. | Web oficial
19 de enero, 2015
Canton, Ohio, Estados Unidos
Rock, Metal Industrial

Artistas similares:
Rob Zombie | NIN | Rammstein

8.0

Puedes escucharlo:
Spotify


Marilyn Manson regresa con su voz de ultratumba para susurrarnos al oido y gritarnos a la cara con “The Pale Emperor”, su decimotercer álbum de estudio. El trabajo más maduro y cautivador de la discografía del artísta de Ohio.

La maduréz del artista americano se ha ido erigiendo desde que publicó el polémico, “Eat Me, Drink Me” (gran e incomprendido disco por muchos). Desde ese punto llegamos hasta “The Pale Emperor”. La consolidación del sonido de Marilyn Manson en su etapa más sosegada en forma, aunque con una carga emocional fuerte. Para llegar a este punto hemos tenido que pasar por otros dos trabajos: el abobinable “The High End of Low” (2009) y el redondo “Born Villain” (2012), donde Manson continuó con unas melodías muy trabajadas y un rock más clásico. Sin lugar a dudas el que ha marcado el camino a seguir en su carrera, y eso lo vemos reflejado en este “The Pale Emperor”.

Este nuevo trabajo sigue en el mismo registro en el que se movía su anterior trabajo. Las melodías son muy cautivadoras y potentes. Y por muy oscura y de ultratumba que parezca su voz, no deja de ser realmente seductora. Te susurra y luego te estremece, para terminar agitando la parte melodramática y destructora que todos tenemos dentro. Trece cortes en los que hay cabida para el rock y las baladas (“Killing Strangers”, “Third Day Of A Seven Day Binge”, “Birds Of Hell Awaiting” o “Warship My Wreck”) o el lado más heavy e intenso que hace acto de presencia en la impresionante “Deep Six”. Incluso se atreve a darle a su sonido pinceladas de post punk en la muy destacable “The Devil Beneath My Feet”. Mención a parte se merece uno de los mejores temas que Manson ha creado en sus últimos años: “The Mephistopheles Of Los Angeles”.

Aunque para sobresalientes tenemos dos temas que hacen de “The Pale Emperor” un gran disco. El primero es “Slave Only Dreams To Be King”, que comienza con un hombre recitando “Will”, el poema de Ella Wheeler Wilcox, periodista, escritora y defensora de lo oculto en sus últimos años de vida. Muy censurada porque se consideraban sus escritos inmorales y pornográficos al hablar de sexo. Un tema oscuro, palpitante y con una energia adictiva. El otro es “Odds Of Even”, seis minutos en los que escuchamos el espíritu de Pink Floyd en algunos segmentos de este corte. Como en los dos últimos minutos, momento en el que la melodia de “Empty Spaces” del histórico “The Wall” empieza a emanar de forma incontrolada con un Manson en trance. La atmósfera que va construyéndose según escuchamos “The Pale Emperor” es emocionante y perturbadora.

Ni simplemente es un zumbado que se disfraza, ni tampoco es un tio que se dedica solo a pegar gritos. Manson es un gran artísta. Estrafalario, a veces grotesco y que le gusta dar el cante, claro que si. Pero en todos estos detalles también radica su calidad y personalidad como artista. Determinante su heterogénea capacidad creativa  y crudas que llegan al corazón. Y esto lo lleva demostrando desde hace ya unos años. Desde que su maduración musical empezó a hacer efervescencia y alcanzando este punto en el que roza ya el sobresaliente. Ha llegado un punto en el que es capaz de manejar adecuadamente todas sus aptitudes cuando debe de utilizarlas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.