Marnie Stern – The Chronicles Of Marnia

Marnie Stern

The Chronicles Of Marnia

Discografica | Web oficial
19 de marzo, 2013
Nueva York, Estados Unidos
Rock, Math Rock, Noise

Artistas similares:
Deerhoof | Sleater Kinney | Speedy Ortiz

8.0

Puedes escucharlo:
Spotify


Y Marnie Stern lo consiguió. Tras tres intentos previos con sendos álbumes, la chiflada artista neoyorquina vuelve no sólo para poner el grito en el cielo con otro importante disco, sino que con él se impone al resto de artistas en una competencia impensable.

Lo mejor de todo es que ésto lo consigue siendo fiel a su particular estilo, lo que mejor sabe hacer, ese noise-rock experimental centrado en su estridente voz y la no menos particular forma de tocar la guitarra. “The Chronicles Of Marnia” es una auténtica barbaridad de disco que debería poner a esta, la artista más indie del panorama actual, en el reservado espacio de los elegidos de una puta vez.

La historia musical de Marnie Stern pasa por el fichaje con Kill Rock Stars, que albergó el sorprendente y más que prometedor debut “In Advance Of The Broken Arm” (2007) del que la crítica ya empezó a dar buena cuenta. Llegaron a decir de él que era el disco de rock más excitante de 2007, y al año siguiente ya fue nombrada mejor guitarrista femenina de todos los tiempos en la revista Venus Zine (esperemos que Carrie Brownstein no la lea) y nominada a mejor disco de punk y mejor artista femenina en los Plug Music Awards (ganaron Gogol Bordello y St. Vincent respectivamente). Parece mentira que, tras toda esta vorágine, estemos hablando de, hoy por hoy, su disco menos bueno (que no peor). Para su segundo álbum, año y medio después, ya se encargó el resto de publicaciones de ponerlo por las nubes. Merecidísimamente. “This Is It and I Am It and You Are It and So Is That and He Is It and She Is It and It Is It and That Is That” (2008) era, hasta este mes, su mejor álbum, de impecable factura, tremenda originalidad y sonando más limpio que el primero, al cual se le permitía esa suciedad, pero que descubría aquí una nueva vertiente aún más nítida y atractiva. Para esta primera etapa en su trayectoria le acompañaba Zach Hill a la batería, tanto en el estudio como en las giras, aunque tuvo que ser sustituido (cuando éste se fue a grabar con sus Hella) por el bueno de Kid Millions (Oneida) que la acompaña desde entonces. Progresivamente ha ido acortando la duración de sus discos que, buscándoles un pero, sí se podían hacer algo largos debido, en parte a la estridencia del total. Para su tercer asalto, “Marnie Stern” (2010), ya iba por 10 temas, el número perfecto que vuelve a repetir ahora. Ese homónimo álbum tenía, no sé por qué, algo menos de gancho aun sonando mejor que todo lo anterior, más sofisticado y profesional. Cuestión de sensaciones o, simplemente, había dejado el listón demasiado alto en cuanto a originalidad. Aún así, la sola presencia de “Risky Biz” justificaba el calificativo de tremendo.

Y llegamos a esta nueva maravilla, la joya de la corona, su cénit artístico (o no, quién sabe), el que empieza con “Year Of The Glad”, un sensacional sencillo adelantado antes del lanzamiento y que nos puso los dientes largos. En sólo una canción ya encontramos todo lo que nos gusta de ella: acordes y tapping guitar, contenido rítmico importante y mezcla de voces melódicas con estridencia. Exageradísimo. Cuando te quieres recomponer, empieza “You Don’t Turn Down”, pero tras la intro de un minuto te suelta el bofetón para tumbarnos de nuevo antes del también relajado outtro. Hasta las calmadas funcionan aquí mejor, igual en parte por el acertado orden del disco. Así ocurre con “Noonan”, la que da nombre al disco o “East Side Glory”. Hay momentos para la épica (“Proof Of Life” casi al final), pero donde se mueve como pez en el agua es en los temas chillones como esos otros singles (geniales “Nothing Is Easy” y la divertida “Immortals”), o en puros ejercicios de guitarra como “Hell Yes” o “Still Moving”. Marnie Stern acaba de lanzar su mejor disco y uno de los mejores de lo que va de año. Ya va siendo hora de hacerle caso. Te queremos, Marnie. Mucho.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.